Marketing

Cuando el arte traspasa la línea de la privacidad de los usuarios

Curiosidad morbosa, intimidad y un propósito. Con estas palabras puede definirse el último proyecto del diseñador holandés Pierre Derks que, a partir de las imágenes recogidas por miles de cámaras de seguridad, ha creado un tapiz virtual en el que podemos ver a una familia en su salón, jóvenes bailando en una discoteca o gente haciendo cola en la lavandería. Escenas reales con personajes reales que ignoran por completo el papel que juegan en esta ‘obra de arte’ que ya se está exponiendo en una galería.

Al entrar en la exposición el visitante es recibido por una inmensa pantalla compuesta de 23 pantallas más pequeñas en las que se proyectan diferentes corrientes de imágenes en tiempo real que cambian cada pocos segundos. El conjunto, que se muestra en un bucle interminable, está integrado por los vídeos recogidos por 805 cámaras, que fueron seleccionados de un total de 8.000. El autor empleó un año entero para recoger todas las imágenes y seleccionar aquellas que se ajustaran mejor a su propósito a partir de un criterio de continuidad temática.

El objetivo de este proyecto era el de mostrar la delgada y borrosa línea que existe entre la realidad que experimentamos y la realidad que absorbemos a través de pantallas.

“Estoy fascinado por el hecho de que todo el mundo esté mirando constantemente sus teléfonos móviles o tabletas. Es como si la realidad no fuera suficiente. Siempre necesitamos información adicional”. Reconocía el propio Derks, que también aseguró que el proyecto pretende concienciar a la gente de la facilidad con la que pueden ser robadas sus imágenes.

Al principio incluso el propio autor tuvo su dilema sobre el proyecto. Se encontraba en los límites de la legalidad, pero el componente ético y moral no estaba claro. Legalmente, utilizar la información de las cámaras de seguridad no es delito ya que no las hackeó ni robó contraseñas sino que, según él, solamente fue necesaria una dirección IP y la marca de la cámara.

En cuanto al problema ético, de momento el proyecto no ha recibido ninguna crítica, pero con lo candente que se ha vuelto la cuestión de la privacidad en internet, incluso el propio Derks espera que algún usuario cabreado llame un día de estos a su puerta. ¿Sería usted uno de ellos?

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir