Marketing

Las marcas apuestan en 2018 por un influencer marketing más reflexivo

Del like a la conversión: la metamorfosis del influencer marketing en 2018

Del like a la conversión: la metamorfosis del influencer marketing en 2018El fenómeno influencer se ha convertido en una de las estrategias estrella para las marcas a lo largo del 2017 y parece que así seguirá siendo en 2018. Uno de los sectores que más partido sacará de las estrellas del social media será el de la moda y el lujo, que cuenta con un público fiel y con un alto engagement.

Aunque todavía quedan algunos escollos por solventar en el sector como la medición de los resultados de los posts patrocinados, las conversiones o el valor real que genera el engagement para las marcas, los presupuestos marketeros en este ámbito seguirán una línea ascendente con unas previsiones que apuntan a que el influencer marketing supere los 2.000 millones de dólares en 2019.

Pero lo harán con una visión de relaciones con influencers a largo plazo y estables y con los datos debajo del brazo.

“Las marcas confían menos en una selección de influencers con un gran número de seguidores y más en los datos que les ayuden a encontrar el que mejor encaje con ellas y que les proporcione mayores beneficios”, asegura Mike Froggatt, director of intelligence de L2 a Digiday.

Por lo tanto, atrás quedarán las apuestas del “todo a uno” para pasar a encontrar un grupo de influencers fuerte con el que ir rotando para establecer relaciones a largo plazo convirtiendo a estas personalidades en embajadoras de marca reconocibles por el público.

Para ello, las marcas deben invertir tiempo y recursos en dar con el perfil que mejor se ajuste a sus valores y objetivos. Así, cuanto más tiempo se tomen en encontrar al influencer adecuado, mejores resultados de engagement y ventas conseguirán.

“La inversión total puede aumentar pero la individual se reducirá”, explica Gil Eyal, the CEO de HyprBrands, plataforma de influencers para las marcas. “La audiencia quiere ver que al influencer le gusta realmente la marca y la utiliza a largo plazo. Por lo tanto, las marcas ganadoras serán las capaces de crear su propia lista de influencers que activen una y otra vez. Sobre todo, en el saturado mundo del micro influencer, las marcas quieren construir relaciones continuadas de manera que no tengan que empezar de cero una y otra vez”.

Apostar por personalidades con grandes cifras de seguidores a ciegas será, en este 2018, cosa del pasado. “Las marcas se están centrando en el tipo de retorno que van a obtener. Estamos virando desde una economía del like y el share a una de conversión y coste por click”, matiza Eyal.

Y esto será posible gracias a la mayor sofisticación de las herramientas de medición que las propias plataformas y redes sociales ya están poniendo en marcha. Amazon, por ejemplo, se encuentra testando una táctica por la que solo paga a los influencers por generar cierto número de ventas a través de links afiliados.

Una estrategia que perseguirán también otras redes como Instagram, YouTube o Snapchat en un intento por hacerse con un trozo de esta suculenta tarta. Algo que proporcionará a las marcas métodos más precisos para medir los resultados de sus acciones pero, al mismo tiempo, quizá les obligue a aflojar algo más la cartera.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir