líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Deliveroo no quiere problemas con la Seguridad Social (pero se los está buscando)

Deliveroo no quiere problemas con las inspecciones y por ello ha decidido enseñar a su plantilla cómo dirigirse a los repartidores autónomos. ¿El objetivo? Evitar inspecciones de trabajo. Así, ha prohibido a las personas encargadas de la formación a los ciclistas el uso de determinadas palabras que podrían implicar la existencia de una relación laboral por cuenta ajena y obligar a la empresa a cotizar a la Seguridad Social y pagar determinados impuestos, como ha asegurado el diario elEconomista.

Algunas de las palabras que los formadores no pueden emplear son términos como salario, trabajo, contrato o despido, ya que todos ellos implican una relación laboral. En lugar de estas palabras, deben emplear términos como remuneración, colaboración, marco de colaboración o fin de la colaboración. Así lo han confirmado algunos de los autónomos de la empresa, añadiendo que Deliveroo tampoco habla de formación, sino de sesiones informativas que realiza el personal.

Sin embargo, los convenios firmados con los autónomos sí hablan de contrato, aunque en todo momento se dice que se trata de un contrato mercantil, de prestación de servicios y con un proveedor, que en ningún caso establece una relación laboral con un empleado. ¿Qué significa esto? Que ninguno de los repartidores de la plataforma de comida a domicilio podrá presentarse a un cliente como trabajador, empleado o socio de la firma.

Deliveroo cuenta con un total de 1.000 repartidores autónomos, quienes aseguran que su relación con la compañía en ningún caso es mercantil, sino laboral, por lo que muchos de ello han convocado y realizado numerosas huelgas reclamando sus derechos.

Por su parte, la empresa insiste en que es una relación mercantil y que la plataforma «contribuye a que cientos de personas dispongan de alternativas para completar sus ingresos». La asociación Ryders por derechos, que agrupa a los repartidores de la plataforma, ya ha interpuesto una demanda en la Inspección de Trabajo. En esta denuncia una de las cosas que más destaca la asociación es que el autónomo sólo puede trabajar 40 horas por semana, y que si quiere realizar más horas solo puede aumentar su horario laboral un 30%.

Por otro lado, algunos repartidores de la empresa están algo preocupados por si, a raíz de todo este hecho y con la formación de un nuevo contrato que cumpla las características adecuadas, Deliveroo rompa la promesa que hizo de asegurar dos pedidos a la hora, aunque no hubiera trabajo.

 

Facebook prueba una nueva herramienta para customizar audiencias en función del engagementAnteriorSigueinteLa inteligencia artificial, el "agua de mayo" que salvará la creatividad marketera

Noticias recomendadas