Marketing

El desafío del storytelling en una marca de lujo como Aston Martin

marca de lujo

Simon Sproule, vicepresidente y CMO de Aston Martin Lagonda, exponía recientemente en el Adobe Summit la paradoja del storytelling en una marca de lujo como es Aston Martin.

Comenzaba su ponencia identificando los diversos segmentos del mercado automovilístico; el mercado de masas, con marcas como Ford; el mercado premium, siendo BMW o Audi ejemplos de este segmento y, finalmente, el mercado premium de lujo, donde se ubica Aston Martin.

En una marca de lujo como Aston Martin, el mercado es relativamente pequeño pero la base de fans es muy extensa. Siendo marca de lujo, también son lovemark, una empresa capaz de atraer al consumidor a través de los sentidos y que logra mantener con él una relación leal. El verdadero desafío en cuanto al storytelling en una marca como la suya, será, por tanto, saber equilibrar el hecho de ser una lovemark con disponer de una base de fans muy superior, compensando así exclusividad con acceso.

El lujo, proseguía Simon Sproule, consiste en ser auténticos, lo que implica que cuando el cliente invierte en un producto de esa categoría, sabe que obtendrá exactamente lo que encargó. La exclusividad y la rareza son también factores determinantes en la categoría de productos de lujo.

Para Simon Sproule, es evidente que el futuro del lujo no estará solamente en el producto sino en la experiencia en torno al objeto y con la marca, por tanto organizan eventos como el Aston Martin On Ice, donde los amantes de la conducción tienen la oportunidad de perfeccionar sus habilidades bajo la guía experta de profesionales de la conducción.

Otro de sus desafíos consiste en ser capaces de narrar una historia que atraiga a nuevas generaciones e consumidores y para lograrlo, se están expandiendo en nuevos segmentos del mercado además de los coches deportivos.

En la sede inglesa de Aston Martin, convergen la pasión, habilidad y creatividad de las personas que dedican su tiempo y trabajo a la marca más icónica del mundo. Simon Sproule concluyó su ponencia diciendo que el fin último de su empresa era hacer coches magníficos capaces de poner una sonrisa en la cara de sus conductores.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir