Marketing

Así es la estrategia de marketing de Star Wars: los últimos Jedi

Disney, y la destreza a la hora de manejar la "fuerza" del marketing en Star Wars

Disney, y la destreza a la hora de manejar la "fuerza" del marketing en Star WarsStar Wars puede presumir de ser una de las sagas más longevas y rentables de la historia del cine. Sus películas reúnen film tras film a millones de espectadores alrededor de todo el mundo y parece que el hambre por La Guerra de las Galaxias no tiene fin.

Un hecho que ha quedado demostrado con el estreno de Star Wars: los últimos Jedi, la saga que comenzó con George Lucas y que ahora ha sido dirigida por Rian Johnson llega a los cines poco después que sus predecesoras.

Los calendarios de estrenos y lanzamientos de la saga se han acelerado a un ritmo vertiginoso. Incluso para unas películas de éxito a pesar de que algunas voces han comenzado a señalar que estamos asistiendo al declive de La Guerra de las Galaxias.

Marvel Studios, bajo el nombre de LucasFilm (propiedad de Disney) ha lanzado seis películas entre 2013 y 2015. Todo un desafío en términos de marketing. A pesar de contar con una historia buena y afianzada en el tiempo y top of mind de los espectadores, ¿cuál es la estrategia de marketing a seguir para no perder el poder de la fuerza?

Cada película ha contado con su propia y particular estrategia de marketing. Una de las más llamativas fue la que vimos con Star Wars: el despertar de la fuerza. Toda la campaña se centró en dejar en la sombra a uno de los personajes principales: Luke Skywalker.

Mientras que Mark Hamill, el actor que le da vida hacía algunas declaraciones y publicidad de forma personal, Luke estuvo bastante ausente de los carteles y tráilers de la película.

En el caso de la nueva película el marketing se ha centrado en las mujeres. Son los personajes femeninos los que han estado en primera línea en todas las acciones publicitarias.

El despertar de la fuerza tuvo el lujo de ser la primera película de la saga en ser producida tras la adquisición de LucasFilm por parte de Disney. La campaña promocional duró más de un año. Desde ese momento las ventanas publicitarias se han reducido aproximadamente a unos ocho meses.

Un patrón que seguramente se repita con el lanzamiento el próximo año de Solo: A Star Wars Story. Este tipo de grandes producciones se burlan de forma rutinaria de los 12 o 18 meses de anticipación por lo que Disney tiene que estar muy seguro de la estrategia que ha desarrollado.

Por norma general la segunda película de cada una de las trilogías de Star Wars es la más oscura. Los tiempos que corren son oscuros y la incertidumbre reina en muchos aspectos de nuestra vida. No es de extrañar que Disney apueste por el lanzamiento en busca de ese sentimiento de identificación por parte del consumidor.

Estos capítulos intermedios son oscuros, pero también nos recuerdan que la esperanza se puede perder de la misma forma que se puede generar. De esta forma se nuestra en todas las acciones publicitarias de la última película a Rey inclinándose a ambos lados de la fuerza.

La estrategia de marketing ha estado marcada por un aspecto muy a tener en cuenta. El primero de ellos ha sido la muerte de Carrie Fisher, la actriz que interpretaba a la princesa Leia.

Lo cierto es que parece que todo esto funciona. A pesar del poco espacio entre estreno y estreno las películas siguen funcionando, se siguen generando miles de comentarios en las redes sociales y se espera que el estreno genere en Estados Unidos más de 200 millones de dólares en recaudación.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir