Marketing

Donald Trump o cómo un producto de marketing puede ser presidente de EE.UU.

trumpLa campaña presidencial en EE.UU. está siendo realmente intensa y es que, la llegada de Donald Trump al panorama político supuso una auténtica revolución cuya magnitud nadie podría haber imaginado.

Lo que comenzó como un espectáculo del siempre polémico Donald Trump terminó convirtiéndose en una verdadera carrera a la Casa Blanca y en una propuesta política real.

Pero, ¿cómo ha conseguido Trump pasar de ser un empresario a convertirse en un serio candidato a la presidencia de EE.UU.? La respuesta es el marketing.

Para llevar a cabo una estrategia de marketing es importante establecerla en torno a un elemento diferenciador que distinga una marca de todas las demás y eso es lo que hizo el magnate republicano.

Desde el primer día, Trump, marcó la diferencia con sus discursos racistas y xenófobos que consiguieron acaparar la atención de los medios generando el debate y la controversia en la conversación social.

Y fueron precisamente los medios los responsables de la construcción de la marca Trump no solo dando cobertura a sus polémicos discursos sino rebatiéndolos y creando involuntariamente la impresión de que contaba con argumentos legítimos.

Por su parte, la candidata demócrata, Hillary Clinton ha apostado por una posición mucho más discreta y ambigua sin enfocarse en un tema concreto y haciendo uso de eslóganes amplios con el objetivo de atraer a una gran variedad de votantes pero cayendo en el riesgo de no atraer a ninguno por carecer de un mensaje atractivo.

Su eslogan "Juntos más fuertes" es un concepto débil, carente de la fuerza necesaria para aglutinar a las masas en contraposición al "Make America Great Again" de Trump que consigue movilizar a la audiencia tanto que está de acuerdo con la idea como a la que no.

Trump ha mantenido la misma posición desde que comenzó su campaña construyendo así una marca fuerte y distinguible en contra de la estrategia de Clinton que ha deambulado en tierra de nadie tratando de recuperar algunas de las exitosas ideas de la campaña de su predecesor, Barack Obama pero sin apenas resultado.

Y muchas marcas deberían tomar ejemplo del magnate siguiendo las pautas de la controversia que generen atención mediática y que son las que realmente marcan la diferencia en el mercado. Y es que no siempre ganan los mejores productos, pero sí las mejores estrategias de marketing.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir