Marketing

Por qué Donald Trump es el primer presidente punk de Estados Unidos

Los últimos meses han sido de lo más intensos en el terreno político, social y también mediático.

En buena parte esta situación se debe a la irrupción en el panorama político del magnate Donald Trump cuya peculiar estrategia electoral y sus propuestas para llegar a la Casa Blanca no han pasado inadvertidas. De hecho, le han llevado directamente al despacho oval.

Pero mientras la prensa y buena parte de la población mundial se echan las manos a la cabeza imaginando un futuro gobernado por el millonario, The Drum nos ofrece una nueva perspectiva sobre la comunicación del ya presidente de Estados Unidos.

Y es que estamos ante lo que denominan como el primer "presidente punk" de Estados Unidos. ¿Por qué? Por su irreverente puesta en escena y una cuidada y subversiva estrategia de PR.

Todo comenzó poco antes de las elecciones cuando se conoció la existencia de un dosier que un ex agente del M-16 británico habría desvelado y en el que se asegura que el gobierno ruso tiene en su poder información sensible sobre Trump.

Sin embargo, lo que realmente catapultó al magnate a la presidencia fue la acusación de hackeo de los ordenadores durante las elecciones por parte de los demócratas y que el propio Trump se encargó de difundir y amplificar.

Poco después ese informe desaparece completamente de la atención mediática ante el silencio de Trump y de su equipo.

En ello ayudó el papel del gobierno ruso con Putin a la cabeza quien convenientemente (el informe también le salpicaba a él) se alejó del magnate incitando a los ciudadanos a acudir a las protestas en su contra durante el acto de inauguración.

Por lo que, con Trump alejado de Rusia, el presidente logró zafarse del más que probable impeachment antes de tomar posesión.

Las tácticas del millonario, aprendidas a lo largo de su trayectoria en televisión con reality shows y libros sobre consejos para ser rico, se basan en una perspectiva de consumo rápido que ofrece gratificación y satisfacción inmediata siempre a corto plazo y que lo posicionan como víctima y no como autor.

Sus tácticas le han permitido incluso poner bajo control a los medios, a esos que caracteriza como "de las personas más deshonestas del mundo". Incluso Twitter, su canal de comunicación por excelencia ha sido víctima de Trump al calificarlo de "medio mentiroso y decepcionante".

Y a todo eso le añade el toque personal, convirtiendo sus palabras en mensajes con los que el americano común puede identificarse.

Inesperado, poco convencional y absolutamente impredecible. Así es la estrategia punk de PR de Donald Trump.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir