líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El Big Data, ¿una eterna promesa que no termina de cumplirse?

big dataA los «marketeros» les salen literalmente los datos por las orejas. Pero, ¿hasta qué punto cumple el Big Data las fenomenales promesas que tiene a bien hacer a los profesionales del marketing? Esta pregunta es precisamente el eje central de un reciente estudio de la consultora Winterberry Group y del organismo de la publicidad interactiva IAB.

Si hacemos caso de este informe, tanto «marketeros» como «publishers» están teniendo muchísimo éxito utilizando los datos que obran en su poder (datos propios y  no de terceros) para comprender mejor a sus propios clientes. Menos éxito están teniendo, en cambio, aplicando el Big Data a la consecución de objetivos empresariales como el incremento de la facturación.

La compra programática –el 70% se ha subido ya al carro de esta tendencia– es, por otra parte, la “hija” del Big Data más empleada hoy por hoy por “marketeros” y “publishers”.

tabla1

A juicio de “marketeros” y “publishers”, los datos propios son lo que se emplean actualmente de manera más eficaz en el universo empresarial. Los datos de terceros no dibujan, sin embargo, tantas sonrisas de satisfacción entre las empresas.

tabla2

Aunque la mayor parte de organizaciones ha abrazado con entusiasmo la idea del Big Data, lo cierto es que lo ha hecho más en la teoría que en la práctica, puesto que una gran mayoría está experimentando problemas de tipo de práctico para implementar esta disciplina, en particular para ponerla en sintonía con sus objetivos de negocio.

El informe de Winterberry Group e IAB concluye que para que el Big Data deje de ser una eterna promesa, los “marketeros” deben incorporar esta disciplina al ADN estratégico y organizacional de sus empresas.

Para llevar a cabo este estudio, Winterberry Group e IAB pulsaron la opinión sobre el Big Data de más de 100 anunciantes, “marketeros”, “publishers”, desarrolladores de tecnología y proveedores de servicios de marketing, oriundos en su mayor parte de Norteamérica.

 

8 lecciones que los "marketeros" pueden aprender de la marca más deslenguada: Donald TrumpAnteriorSigueinteNuevos nombramientos en SrBurns

Noticias recomendadas