Marketing

EL COCHE DEL AÑO

Sí, abrimos una nueva sección, la del “Mailing de la semana”. Cada siete días comentaremos aquí el mailing que nos haya parecido más interesante de entre todos los que hayan llegado a nuestras manos. (También entre los que ustedes nos remitan con sus comentarios opcionales a la dirección postal de nuestra redacción en Pablo Vidal 8 – 28043 Madrid) Esta semana hemos elegido al del Peugeot 206, nombrado recientemente Coche del Año. ¿Por qué? Hay varias razones.

La primera es la originalidad del formato. Para empezar, el sobre es casi cuadrado (10,3 por 10,5cm.). El mailing propiamente dicho también tiene una forma poco común: es un desplegable de cuatro páginas, la última de las cuales, en lugar de abrirse hacia un lado – como es habitual- lo hace hacia arriba (formando una “L” cuando está totalmente desplegado).

Otra razón: la acertada valoración de las posibilidades del mailing. Se pueden vender camisetas o discos a distancia, pero nadie se compraría un coche sin haberlo probado previamente. Es evidente. Mandar una carta explicando las virtudes de tu automóvil puede ser redundante, pues el futuro comprador posiblemente ya las conocerá por las revistas especializadas. Entonces… ¿qué sentido tiene mandar un mailing?
Peugeot ha visto bien lo qué sí puede hacerse recurriendo a este medio: invitar al publico a conocer el automóvil, y hacer posible que el propio coche seduzca al comprador. Si soy invitado por carta a conocerlo (previa cita en el 900 106 306; siguiendo el innovador modelo de la campaña tan éxitosa de Wundermann con el Ford Focus), y sé que por por probarlo participo en el sorteo de un Peugeot 206, es mucho más probable que me pase por el concesionario a verlo con mis propios ojos.
El mailing no puede hacer más, pero tampoco lo pretende. Y ser conscientes de las propias limitaciones es una virtud que nosotros valoramos.

También nos ha parecido interesante la forma en que se presentan las cualidades del producto. Nada de datos sobre consumo, precio o garantía. Se apela a los sentidos – a la vista (estética), el oído (insonorización y radio) y el tacto (comodidad y facilidad de conducción). Más que hablar de las ventajas del Peugeot, se trata de hacernos sentir atraídos por él, que nos apetezca conducirlo. El contenido del mailing está, pues, en perfecta consonancia con su objetivo.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir