Marketing

Las marcas de lujo cambian sus identidades visuales apostando por tipografías simples

El lujo apuesta por el minimalismo tipográfico en busca de la utilidad moderna

En los últimos años las marcas del lujo han modificado sus logos sumándose a la tendencia minimalista, con tipografías basadas en letras mayúsculas sans serif. Desgranamos el porqué de esta apuesta masiva.

minimalismoLa creación de un logo es uno de los procesos más difíciles y, a la vez, más complejos para las marcas. Son la carta de presentación ante el consumidor y son los responsables de comunicarle los valores y la esencia de la compañía.

En los últimos tiempos hemos visto a muchas marcas actualizar sus identidades tipográficas apostando por el minimalismo. Las fuentes sans serif son la nueva norma, sobre todo, en el mundo del lujo.

Burberry, Celine, Yves Saint Laurent o Diane Von Furstenberg han sido algunas de las que han puesto en marcha un lavado de cara a sus logos, ahora, muy similares entre ellos. El porqué de esta tendencia a las tipografías bold, en mayúsculas y muy geométricas se debe a la necesidad de adaptabilidad.

En el caso de Burberry, la nueva imagen de la marca es responsabilidad de su chief creative Officer, Riccardo Tisci, que ha decidido dar un giro a la identidad visual del logo después de más de 100 años con su conocido e icónico “look ecuestre”.

Sin embargo, la creación de la topografía ha corrido a cargo del diseñador gráfico, Peter Saville quien, “la tipografía del lujo es un non sequitur”, es decir, no lleva implícito un significado o está relacionada con un rango de precios.

En declaraciones a Bloomberg, el diseñador explica que la idea era crear un logo que funcionase por igual en distintas prendas de ropa. “Parece que ha estado ahí siempre, pero aun así es contemporáneo”, destaca Saville sobre lo que el denomina como “utilidad moderna”.

Una tendencia que parecen seguir todas sus marcas “colegas” y es que la norma es la sencillez y la ausencia de artificios. Una imagen austera, pero, al mismo tiempo, única. Los matices son, en este caso, los que marcan la diferencia. La separación entre las letras, el grosor de cada una o la altura son los rasgos que definen la personalidad de cada una de ellas.

Al fin y al cabo, las marcas del sector del lujo han transformado sus logos de la misma manera que lo han hecho con sus productos y comunicaciones en los últimos años: añadiendo modernidad, pero manteniendo la esencia que las han convertido en referentes de ayer y de hoy.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir