Marketing

EL MARKETING DIRECTO, EL MÁS UTILIZADO POR LAS ENTIDADES BANCARIAS

España es el país que mayor número de sucursales bancarias tiene en sus calles. Aproximadamente hay una sucursal por cada 600 habitantes, según la dirección de marketing de Iberia Cards y que contrasta con la media de otros países que está en 900 habitantes por cada sucursal. Tal cantidad de sucursales bancarias ha incrementado la competencia aún más, por lo que las entidades bancarias se están volcando en sus estrategias de marketing para atraer y fidelizar a sus clientes. El marketing directo sigue siendo el preferido por todas ellas.

Comenzaron con vajillas y albornoces, pero ahora estos artículos comparten estantería con objetos de última tecnología como iPods, DVDs y consolas. Las entidades bancarias han dejado atrás otras estrategias para dedicarse a un marketing aún más directo y personalizado.

Mari Ángeles Vallés, abogada de los servicios jurídicos de Ausbanc, señala que los bancos “comenzaron a dar regalos en los planes de pensiones y cuentas corrientes, pero ahora ya se ha extendido a casi todos los servicios bancarios, seguros o tarjetas de débito”. Según Vallés, no siempre se consigue el objetivo de fidelizar al cliente ya que existen muchas personas que simplemente se dedican a ir de banco en banco buscando el regalo.

No coincide con la abogada el director de marketing de Iberia Cards, José Ignacio Piedra, que asegura que es una estrategia con un alto porcentaje de efectividad, sobre todo si las promociones se lanzan en las épocas adecuadas. “Navidad suele ser la época de las campañas de préstamos personales, el verano la de las tarjetas de crédito para los viajes, mientras que en la época de pagas extras se ofrecen fondos de inversión”.

Internet, la televenta y el mailing son otras de las estrategias seguidas por las entidades, aunque Piedra reconoce que esta última no se utiliza o va más lenta porque “en España no hay buenas bases de datos”. Pero no todo es positivo cuando a promociones se refiere. La captación de clientes a través de ofertas o regalos puede llevar consigo el problema de que el cliente se rinda ante el regalo sin mirar las condiciones que imponen los bancos. La clave suele estar en la obligación de mantener el ahorro durante un plazo determinado de tiempo.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir