Marketing

El marketing y la publicidad ¿nueva arma de EEUU para luchar contra el Estado islámico?

estado islamico2Madison Avenue no solo es una de las calles más conocidas de Manhattan sino que de forma histórica se ha convertido en uno de los bastiones de los distintos gobiernos de EEUU para luchar, mediante el "arma" de la publicidad y el marketing, desde las guerras al tabaquismo en los adolescentes.

Pero ahora que EEUU se encuentra en medio de un conflicto con el grupo terrorista Estado Islámico, enemigo número uno de occidente con unas sofisticadas habilidades para la propaganda y el marketing ¿dónde se encuentran los grandes profesionales de la comunicación, el marketing y la publicidad de EEUU en la que ya puede denominarse como la gran guerra de la propaganda de nuestro tiempo?

Son muchos los que tienen ideas para ayudar a pesar de que este conflicto no se presta a las estrategias tradicionales de comunicación. Richard Stengel, subsecretario para la diplomacia pública y jefe de una de las divisiones de Estado de comunicación para luchar contra el Estado Islámico, ha señalado que desde el Gobierno se han mantenido contactos informales con profesionales del marketing.

“Queremos llegar a los musulmanes de a pie, las mismas personas que compran zapatillas de deporte y comida, a las que llegan todos los días los “marketeros” ha señalado Stengel. “Para mi estos profesionales entienden a las audiencias por lo que he pensado en cosas que podríamos hacer juntos. Saben cómo llegar al público con la contra narrativa”.

La división en la que trabaja Stengel centra su trabajo en lanzar estrategias comunicativas antiterroristas mediante mensajes publicados de forma regular en las redes sociales como Twitter en los que informan a través de noticias sobre disidentes entre las filas del Estado Islámico.

La "guerra" de la propaganda

“La última batalla no tiene carácter militar sino que se lucha en el espacio de la información y la comunicación” ha declarado. “necesitamos contar con talento y habilidades técnicas en la publicidad y el marketing para ganar esta batalla”.

A pesar de todo esto, el Gobierno aún se muestra incierto en cómo implicar por ejemplo a Madison Avenue en esta lucha así como a las agencias de publicidad. Un responsable del departamento de asuntos públicos del Gobierno ha explicado que uno de los problemas a los que se enfrentan es que ellos están acostumbrados a dirigirse a los estadounidenses y saben cómo hacerlo pero no lo tienen tan claro a la hora de comunicar al resto del mundo.

Existe un precedente para provechar las agencias de relaciones públicas y de publicidad tradicionales y el trabajo del Gobierno de EEUU en Oriente Medio. En 2004, el Gobierno de EEUU contrató los servicios de la agencia británica Bell Pottinger para crear anuncios de televisión y radio para dar a conocer la opinión de los iraquíes sobre la ocupación liderada por EEUU. El problema reside cuando hablamos de un grupo terrorista.

El presidente de EEUU, Barack Obama ya ha anunciado planes para trabajar con los Emiratos Árabes Unidos para construir un centro de comunicación digital en la región, dotado con hablantes nativos que saben cómo utilizar las herramientas digitales para comunicarse con los clérigos locales y miembros de las comunidades con probabilidades de radicalización.

Las redes sociales ¿campo de batalla?

Expertos señalan que cualquier mecanismo que actúe como con un altavoz de Washington no va a funcionar ya que la única esperanza de cambiar el curso de los acontecimientos radica en las voces de los miembros con autoridad de las distintas comunidades. Arik Ben-Zvi, director gerente en Glover Park Group explica que occidente debe trabajar en la creación de plataformas que permitan amplificar las voces críticas con los radicales y terroristas.

Los medios sociales juegan un papel fundamental en esta lucha ya que estas redes se han convertido en una de las formas de reclutamiento del Estado Islámico. Robert Mathias, CEO de Ogilvy en Norteamérica señala que ya se están realizando iniciativas en esta materia.

Por su parte, Harold Burson, uno de los reporteros presentes en los juicios de Núremberg señala que para lograr que estas estrategias realmente sean efectivas, prácticamente hay que hablar cara a cara con los implicados y que “se necesita mucho más que la publicidad”.

Chris Perkins, ejecutivo senior de StrawberryFrog deja claro que tanto la CIA como el FBI debe compartir información sobre la propaganda utilizada por el Estado Islámico en las comunidades locales con el objetivo de fomentar la educación y conocimiento de las mismas sobre la forma de actuar del grupo terrorista. “Sí la gente ve que el problema está más cerca de ellos de lo que realmente piensan, tomarán mayor conciencia”.

Opiniones dispares sobre difíciles decisiones para contraatacar a los terroristas del Estado Islámico que amenazan con sus estrategias publicitarias continuamente a occidente. Un occidente que por el momento, no consigue encontrar el punto de partida para contestar con el mismo arma con el que está siendo atacado.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir