Marketing

El "matrimonio" entre datos y creatividad, clave para que su marca sea la más eficaz

bodaEl sector de los medios de comunicación se encuentra inmerso en un proceso de cambio en que son dos los movimientos que están marcando los ritmos dentro del mismo. El primero de ellos se centra en el auge de la compra programática mientras que el segundo hace referencia a una actitud aperturista para trabajar de forma más estrecha con los departamentos creativos.

El Big Data es un aliado indiscutible para los editores a la hora de recabar datos sobre su audiencia con los que poder dirigirse hacia la misma de forma directa a través de múltiples canales. Desde el sector digital y más recientemente en la televisión, la venta de inventario de medios está cada vez más estandarizada y automatizada a través de los intercambios.

Un sector en auge que no puede evitar depender de la tecnología que, inevitablemente, conlleva sus propios dolores de cabeza. Nos estamos refiriendo a problemas de visibilidad, fraude y falta de transparencia. A estas críticas, hay que sumar que el universo programático deja poco espacio para la creatividad dentro de la planificación de medios.

Esto nos lleva a la segunda tendencia de la que le hablábamos al inicio de este artículo. Los medios han comenzado a sentir un apetito cada vez mayor para por la creatividad y han comenzado a trabajar con las marcas de una forma como no lo habían hecho hasta este momento.

“Marketeros” y medios se muestran cada vez más involucrados en los procesos de creación de contenidos con la vista puesta en hacer llegar los mismos a los usuarios de una forma innovadora, aumentando el impacto, compromiso y conversión. Una buena noticia que no hace sino fortalecer el lado creativo de los medios de comunicación.

Las agencias y los “marketeros” han iniciado una carrera para convertirse en “expertos” de áreas de las que antes prácticamente no tenían ni idea. Ya sea por un deseo de conseguir más clientes o por proporcionar soluciones más creativas, esta confluencia sólo puede traducirse en un torrente de oportunidades.

Dos movimientos que están creciendo con la misma fuerza pero lo cierto es que se presentan como opuestos. Uno se centra en la ciencia y el otro en el arte. Un doble enfoque que preocupa a los profesionales puesto que ambos buscarán objetivos dispares lo que resulta una incongruencia en sí misma. Una situación a la que se debe de poner freno y apostar tanto por la creatividad como por los datos ya que en el punto medio se encuentra el éxito.

Hay que buscar el equilibrio entre la parte emocional y la racional ya que, cuando se puede llegar a la audiencia correcta, en el momento preciso y de una forma que les sorprenda, el impacto de nuestro mensaje será mucho mayor.

Esto plantea una cuestión ineludible: ¿cómo se logra unir estos dos enfoques? La clave reside en la capacidad de los “marketeros” para utilizar con eficacia la visión que tienen de cara a los datos, no sólo para atraer a la audiencia correcta sino para inspirar y estimular a la misma. Por supuesto, esto sólo es la base y partiendo de la misma las posibilidades para aunar ambas tendencias son muy variadas y estarán regidas por el funcionamiento de cada medio y agencia.

Pero no podemos olvidar que es de suma importancia que en el mundo actual se unifiquen estos dos elementos. Si lo consigue, cambiará la forma en que las marcas se relacionan no sólo con el mercado sino con los medios de comunicación y agencias.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir