Marketing

Propósito de marca: cuando decir no es lo mismo que hacer

El pago de impuestos, la métrica más fiable del propósito de marca

Bob Hoffman critica, en su blog Ad Contrarian, a aquellas compañías que presumen de tener un propósito de marca pero cuyas acciones no son coherentes con sus palabras.

impuestosLa última edición de Cannes Lions, celebrada la semana pasada en la villa francesa, giró en torno al propósito de marca. Compañías, agencias y profesionales se dieron cita en el festival para debatir y reflexionar sobre las mejores maneras de contribuir a una sociedad y un mundo mejor a través de la creatividad.

Sin embargo, para Bob Hoffman hay dos tipos de empresas: las que realmente creen en este propósito y están realmente comprometidas con su entorno y las que se suben al carro porque es la tendencia del momento.

Para distinguirlas, el publicitario ofrece en su blog, Ad Contrarian, una curiosa métrica: el pago de impuestos.

“¿Hasta qué punto están dispuestas a evadir impuestos?”, se pregunta Hoffman. Y es que, añade, “los intentos más serios de crear una mejor sociedad se sustentan sobre los impuestos: educación, vivienda asequible, derechos humanos y civiles, formación, infraestructura o sanidad”.

Por lo tanto, aquellas compañías que hacen todo lo necesario para pagar menor impuestos “están privando a la ciudadanía de las herramientas que necesitamos para mejorar nuestras sociedades”.

Así, aquellas que de cara a la galería muestran su compromiso con una causa y presumen de iniciativas sociales pero, detrás de los focos, realizan todo tipo de artimañas para pagar una cantidad justa de impuestos, no hacen más que “manipular la percepción pública de una manera cínica y deplorable”.

“Las corporaciones que utilizan la inversión en publicidad y marketing para sacar pecho con su propósito de marca pero que tienen legiones de abogados para evitar el verdadero coste del progreso social no son más que escoria”, sentencia.

Te recomendamos

Outbrain

Somos quiero

A3media

T2O

Compartir