Marketing

En el marketing deambulan a sus anchas estos 5 "no muertos"

zombisEn el cine, en la televisión, en los libros, en los tebeos… Los zombis se prodigan en todos los canales. También en el marketing, donde hay unos cuantos "no muertos" que todos dan por enterrados, pero que ahí siguen, vivos y coleando, y desafiando los presagios más agoreros (los de su propia defunción).

A continuación, y de la mano de CMO.com, repasamos a los zombis más rebeldes y porfiados del universo "marketero":

1. El email
La industria digital lleva pronosticando la muerte del correo electrónico desde el año 2002. Sin embargo, en cuestión de “engagement” el email sigue siendo un auténtico campeón que es capaz incluso de aguantar el pulso a las omnipresentes redes sociales.

2. Los medios impresos
La muerte del papel fue anticipada allá por el año 1987 en la icónica película Wall Street, pero este soporte se resiste a caer en las garras de la muerte. En Norteamérica y Europa Occidental la importancia del papel ha menguado en los últimos años –de eso no hay duda–, pero la caída está siendo amortiguada por el crecimiento en la región de Asia Pacífico, donde los medios impresos disfrutan de una salud excelente.

3. Los “podcasts”
La era dorada de los “podcasts” se desarrolló entre los años 2005 y 2009 para después expirar (supuestamente) ahogada por otra era dorada: la del vídeo en streaming. No obstante, espoleados por el auge del marketing de contenidos, los “podcasts” están disfrutando de una segunda y esplendorosa vida.

4. La publicidad aérea
Aupada por las nuevas tecnologías, la publicidad aérea está muy lejos de estar muerta y enterrada. Ahí está la magnífica campaña “The Magic of Flying” de British Airways para demostrarlo.

5. Las tarjetas de fidelización
A pesar del boom experimentado en los últimos años por las apps de fidelización, las tarjetas de fidelización de toda la vida siguen teniendo pegada entre los consumidores y los “retailers” siguen valiéndose de ellas para meter en vereda a los cada vez más casquivanos consumidores. Y parece que merecen la pena, tanto para los “retailers” como para los consumidores. En 2014 los españoles ahorramos de media de 32,48 euros con las tarjetas de fidelización de supermercados.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir