Marketing

Estas son las verdaderas 4 Ps del marketing (y no las que aprendió en el pleistoceno marketero)

Estas son las verdaderas 4 Ps del marketing (y no las que aprendió en el pleistoceno marketero)Seguro que tiene agarradas como garrapatas a la memoria las 4 Ps del marketing (producto, precio, punto de venta y promoción) que aprendió en su día en la escuela y en la universidad.

Y aunque esas 4 Ps encierran en sus entrañas muchísima sabiduría marketera, han pasado muchísimo tiempo desde que E. Jerome McCarthy tuviera a bien enunciarlas por primera vez allá por los años 60.

El universo marketero poco o nada tiene que ver con el que tenía en McCarthy en mente cuando definió las famosas 4 Ps hace más de 50 años. Y por eso hay que dar necesariamente una vuelta de tuerca a esas 4 Ps.

Si hacemos caso de un artículo de Christi Olson publicado recientemente en Advertisingweek.com, éstas son las nuevas 4 Ps del marketing (aquellas a las que debería pleitesía de ahora en adelante por su propio bien):

1. Penetración / Persistencia
Con la irrupción del e-commerce, el concepto de punto de venta ha evolucionado necesariamente para poner el acento en la penetración y en la persistencia. En los tiempos digitales que corren las marcas están a obligadas a poner a disposición de sus clientes puntos de venta (online u offline) donde estos tengan la posibilidad de comprar dónde, cuándo y cómo quieran. Hoy en día conceptos como los horarios de apertura de los comercios y las tradicionales (pero tediosas) colas frente a las cajas se han quedado completamente desfasados. ¿Cómo no lo iban a estar si el cliente puede, tan sólo pulsando un botón (los famosos “dash buttons” de Amazon), realizar automáticamente pedidos de productos básicos como papel higiénico y detergente? El punto de venta no tiene fronteras ni espaciales ni temporales. Y no las tiene porque está obligado a estar en todas partes y permanentemente abierto para el cliente.

2. Personalización
Antaño la promoción (y por ende, la publicidad) eran conceptos con el foco puesto en la venta de productos especialmente diseñados para conectar con las masas y en la democratización de productos como los automóviles y los ordenadores personales. Sin embargo, en la actualidad al cliente no le gusta sentirse parte de una masa informe y reclama a las marcas cierto grado de personalización en sus productos y servicios. Gracias a internet y los múltiples datos volcados por el consumidor en la red de redes, las marcas están obligadas a hacer llegar mensajes personalizados y verdaderamente relevantes.

3. Predicción
La predicción cabalga inevitablemente a lomos de los datos. Cuando más datos tienen los marketeros en su haber, más posibilidades tienen de ejercer de “pitonisos” y predecir resultados. En el futuro que está a la vuelta de la esquina, y con los datos a su vera, los marketeros deberán esforzarse no tanto para conocer al dedillo a sus clientes como para adelantarse a sus deseos, necesidades y hasta comportamientos. El “machine learning” está abocado a convertirse en el faro que ilumine a los marketeros a la hora de detectar patrones aparentemente invisibles al ojo humano.

4. Privacidad
Aunque los datos son el carburante que hace trabajar a pleno rendimiento al marketing moderno, los marketeros no pueden permitirse el lujo de “machacar” la privacidad del usuario. Es sumamente importante que el usuario esté al tanto de la información privada que aterriza en manos de las marcas y de los usos que éstas van a hacer de esa información. El control, la transparencia, la seguridad y la protección son ingredientes clave para llevar a buen puerto al marketing “superinteligente” que asoma ya en el horizonte (espoleado por los datos).

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir