Marketing

Estos trucos le evitarán caer en las "trampas" del influencer marketing

En los últimos meses el brand safety ha sido uno de las mayores preocupaciones para los anunciantes, sobre todo, a raíz de la polémica generada en YouTube al aparecer el contenido de las marcas relacionado con vídeos violentos o de terrorismo.

Una de las alternativas por la que apuestan muchos marketeros para conseguir la misma visibilidad, pero de una manera algo más segura, es el influencer marketing.

No obstante, aunque esta estrategia tiene numerosos beneficios en términos de awareness y conversiones, los profesionales deben andarse con pies de plomo también en este ámbito.

Y es que, dar con el influencer adecuado es una tarea muy complicada en un momento en el que muchos usuarios pretenden dar "gato por liebre" en social media.

Pero, ¿cómo se pueden evitar o minimizar estos riesgos en el influencer marketing? De la mano de Adweek, le ofrecemos las claves para no caer en el error.

En primer lugar será necesario determinar el tipo de influencer con el que se contacta.

Aunque muchos tienden a pensar que la influencia de estas personalidades depende de su alcance o de sus tasas de engagement, lo realmente importante a la hora de clasificarlos son sus motivaciones y comportamientos.

Así, obtenemos 3 categorías:

1. Mega-influencers
Se trata de las tradicionales celebrities de las que muchas marcas siguen echando mano cuando se trata de ganar visibilidad.

Sin embargo, no están exentas de riesgos pues cuando se trata de personajes públicos, cualquier escándalo es impredecible y las polémicas que rodeen al personaje, estarán inevitablemente conectadas a la marca.

Por ello, será importante tener un plan b que permita saber cómo actuar en caso de que ocurra una crisis de marca.

Asimismo, preste atención a los productos que utiliza habitualmente el personaje pues, no querrá que publicite su producto pero utilice el de la competencia de manera gratuita.

2. Macro-influencers
Se incluyen dentro de esta categoría a aquellos usuarios que cuentan con entre 10.000 y un millón de seguidores.

Por ello, antes de contratar a un macro-influencer, tómese el tiempo necesario para escanear las cuentas falsas.

En este sentido, elaborar un análisis de sentimientos ofrece una buena perspectiva sobre cómo los influencers hablan de una marca y si se adecuan a sus principios y valores.

3. Micro-influencers
Son quizá el grupo que menos riesgo atañen y es que, se incluyen en esta categoría, los consumidores existentes de la marca, los empleados o los fans.

Aunque tomar precauciones analizando análisis de sentimiento de marca y detectando posibles cuentas falsas sigue siendo importante, es una apuesta más segura que las otras dos categorías.

Además, aunque los micro-influencers tienen un número de seguidores mucho menor, normalmente tienen más engagement que alcanzan tasas de hasta el 25% por post.

Si se decide por este tipo e influencers, establezca un plan de comunicación directo con los consumidores y es que, si saben que tiene una vía directa de contacto con la marca, minimizará el riesgo de recibir comentarios negativos.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir