líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

5 estrategias marketeras para sacar tajada del Black Friday y sus luces de neón

Marketingblack friday luces de neón

Cómo exprimir al máximo el Black Friday

5 estrategias marketeras para sacar tajada del Black Friday y sus luces de neón

Para encarar con éxito el Black Friday y sacarle todo su jugo las marcas no pueden quedarse cruzadas de brazos y deben pertrecharse necesariamente de estrategias como estas.

black friday luces de neónPara muchos retailers (en particular aquellos que se desenvuelven en el universo del e-commerce) el Black Friday es la jornada más bulliciosa del año desde el punto de vista de las ventas.

Cuando llega esta fecha, el consumismo más desaforado se apodera del consumidor, que no puede evitar ser tentado por las suculentas ofertas que ponen a disposición las marcas (especialmente las adscritas al ramo de la electrónica de consumo, la moda y los videojuegos).

Desde el punto de vista del marketing el Black Friday es una oportunidad de oro para los retailers de toda clase y condición. Pero para encarar con éxito esta jornada y sacarle todo su jugo las marcas no pueden quedarse cruzadas de brazos y deben pertrecharse necesariamente de unas cuantas estrategias, las que disecciona a continuación W&V:

1. Prepararse bien para el Black Friday

Puesto que el Black Friday reporta muchísimas ventajas no solo para los consumidores sino también para las marcas es importante prepararse con tiempo (y a fondo) para esta jornada.

Es vital, por lo pronto, que las marcas se fijen un objetivo concreto antes de echar a rodar su campaña con el foco puesto en el Black Friday (dar fuelle a los registros en el «newsletter» o al número de seguidores en las redes sociales, por ejemplo).

Los preparativos para el Black Friday incluyen asimismo la planificación y el diseño de los descuentos a fin de analizar cuidadosamente a cuánto ascenderán previsiblemente las ventas para decidir qué reducciones podrán aplicarse (sin que se descuadren los números).

Una vez hemos definido los objetivos que tenemos en mente de cara el Black Friday, llega el momento de levantar los cimientos de la campaña y elegir el público objetivo con el que queremos conectar y los canales más óptimos para llegar a ese target.

Conviene además tener en cuenta que el contenido generado debe diseñarse teniendo en cuentas las particulares características de los canales en los que éste va a recalar. El contenido debe adaptarse además al cliente en función de la etapa del «funnel» en la que se encuentra.

2. Colgarse del brazo de un diseño impactante

El típico diseño con fondo negro con grandes letras blancas no es definitivamente la mejor opción (por su naturaleza extraordinariamente trillada).

Para destacar entre la multitud hay que enarbolar la bandera de la creatividad, que deben impregnar tanto el diseño como el storytelling.

Los productos a la venta (aquellos que son particularmente deseados por el consumidor) pueden ser el «gancho» para hacer morder el anzuelo a la audiencia.

Una importantísima arma para atraer la atención del consumidor son asimismo los vídeos, que permiten mayor flexibilidad a las marcas desde el punto de vista del storytelling.

3. Alentar la participación del cliente mediante la organización de actividades

En el Black Friday las marcas deben ir más allá de agasajar al consumidor con suculentos descuentos. Una buena manera de dar brillo y esplendor a la experiencia de compra es, por ejemplo, ofrecer al cliente obsequios especiales diseñados ad hoc para el Black Friday.

Esta jornada es además el momento perfecto para espolear la fidelidad del cliente haciéndole llegar, por ejemplo, códigos exclusivos para beneficiarse de descuentos con antelación al Black Friday. Este método es además de probada eficacia para aguijonear el número de suscriptores al «newsletter» y el volumen de «followers» en las redes sociales.

4. Avanzar o extender la campaña

El consumidor está en general más receptivo a la publicidad antes de que tenga lugar el Black Friday, que es también cuando los costes publicitarios son más reducidos. Es, por lo tanto, 100% recomendable que la campaña con el foco puesto en el Black Friday levante el telón con unos días (o incluso semanas) de antelación.

Otra buena opción es extender la campaña de Black Friday para que el cliente tenga la oportunidad de echar el guante a alguna ganga una finalizada esta jornada, en particular cuando ha dejado algún artículo en el carrito de la compra y no ha concluido el pedido. En este caso brindar al cliente un descuento aún mayor es un poderoso acicate a la hora de dar término a su compra.

5. No concentrarse única y exclusivamente en las ventas

Debido a la elevadísima presión publicitaria en el Black Friday los costes tienden a desbocarse. Por esta razón, conviene pausar temporalmente todas aquellas campañas que no estén enfocadas a esta jornada para ahorrar dinero y lograr simultáneamente que el cliente se concentre única y exclusivamente en los descuentos del Black Friday.

Conviene asimismo tener en cuenta que el Black Friday es la antesala de la temporada navideña, por lo que es mejor no jugárselo todo a la carta de la venta pura y dura y calentar también motores de cara a lo que viene inmediatamente después.

 

Correos propone este Black Friday una reflexión sobre envíos responsablesAnteriorSigueinteLa digitalización de las empresas es ya una realidad gracias al control de accesos

Noticias recomendadas