Marketing

ESTRATEGIAS PARA RENTABILIZAR CATÁLOGOS IMPRESOS

La industria de venta por catálogo en Reino Unido goza de una salud casi de hierro. Acapara la nada despreciable cifra de 9.000 millones de libras anuales de beneficio.

Aunque no puede ser todo oro lo que reluce. La revista Catalogue e-business desmiembra en un artículo algunos de los escollos a los que esta industria ha debido enfrentarse. El incremento del precio en las materias primas ha sido el factor principal a la hora de restar en ganancias.

Por ejemplo, la manufacturera británica de papel M-real ha señalado que subirá el precio de las revistas en un 8% a causa de “el coste de la inflación y la baja rentabilidad”. La pasta de papel ha aumentado su coste en un 24% a lo largo de los últimos años y el almidón lo ha hecho en un 40% en menos de la mitad de este tiempo.

La tinta también sufrirá sus incrementos. La European Printing Ink Association alertó a sus miembros sobre ello: “Puede ser esperado una subida del 40% en algunos materiales usados en la fabricación de la tinta”.

Y por supuesto el encarecimiento de los combustibles, que suma un peligroso plus al transporte y reparto de catálogos y pedidos.

Según un estudio la compañía de análisis de mercado Plimsoll, de las 892 empresas analizadas dedicadas a la venta de catálogos, 214 podrían estar en peligro de desaparecer y 65 habrían visto sus ventas reducidas considerablemente. La recesión podría estar a la vuelta de la esquina.

A pesar de las turbulencias, también existen empresas que están logrando lucrarse considerablemente y según Catalogue e-business internet es una pieza clave del proceso. El informe de Plimsoll revela que 127 empresas han incrementado sus ganancias en un 8% y en 40 de ellas cada empleado genera ventas valoradas en 10.000 libras.

La red está abriendo un nuevo universo en el mundo de los catálogos. Con un sencillo clic se puede convertir el formato offline en un PDF con la misma información y sencillo de descargar. Además, a través de herramientas de medición los responsables pueden mejorar sus ediciones. Pueden conocer qué información interesa más a los consumidores conforme el número de visitas y el tiempo que han permanecido viendo determinada página.

Los catálogos online tienen otra ventaja: su casi inexistente coste. Esto no significa que los magazines impresos vayan a desaparecer, sino que las empresas deberían de aprovechar los recursos que ofrece internet y complementar ambas estrategia de venta.

Te recomendamos
En otras webs

FOA2018

A3Media

Rakuten

Telepizza

Compartir