Marketing

El 3% de los miembros de consejos de administración procede del marketing

La falsa (y cada vez más extendida) idea de que el marketing importa a los líderes empresariales

La falsa (y cada vez más extendida) idea de que el marketing importa a los líderes empresarialesEl marketing ha conseguido poco a poco y con bastante esfuerzo escalar puestos en términos de importancia dentro de las empresas.

Hasta hace no mucho tiempo los departamentos de marketing se consideraban como un elemento aparte del resto.

Ahora se erige como uno de los pilares fundamentales para cada vez un mayor número de compañías.

Y no es para menos. Estamos hablando de una disciplina centrada en el análisis de los mercados y comportamiento de los consumidores.

Un área vital a la hora de conectar con los consumidores además de retenerlos y fidelizarlos a través de la satisfacción de sus necesidades.

En resumen, en la era en la que vivimos, sin marketing las empresas no podrían conocer a los consumidores y, por tanto, sus estrategias perderían tanto el foco como la eficacia.

Una fotografía que contrasta con los consejos de administración y cúpulas directivas de las compañías.

¿Por qué menos de un 3% de sus miembros proceden de los departamentos de marketing?

La respuesta es tan sencilla como cruel: las empresas no terminan de dar valor real al marketing en términos de rentabilidad del negocio.

La función del marketing continúa siendo la del último eslabón de la cadena cuya participación en el proceso se limita, en muchas ocasiones, a una labor puramente ornamental.

De acuerdo a los datos ofrecidos por Forbes, sólo el 2,6% de su base de miembros de juntas directivas y consejos de administración (más de 65.000 profesionales) proceden del campo de marketing.

De acuerdo a otro estudio elaborado por la citada cabecera sólo el 4% de los altos directivos de las empresas cree que el marketing es un elemento importante de la empresa.

Un porcentaje muy por debajo del 47% que opina que el departamento de finanzas es el más importante en las compañías.

Estamos ante un problema de percepción y escala de valores. La solución pasa por el necesario y ausente diálogo sobre qué es lo que realmente da valor a una empresa.

El hecho de reconocer la aportación del departamento de marketing a la consecución real de los objetivos no significa que se esté restando importancia a otros departamentos igual de importantes.

El futuro pasa por la integración del marketing en todos los procesos empresariales.

Apliquemos de una vez por todas la ya manida afirmación de la ruptura de silos en las compañías.

Si hay que pedirle algo al 2018 es que por fin se defienda el marketing desde una visión estratégica. Partamos de una educación marketera de cara a los líderes empresariales como ejercicio táctico para demostrar su potencial a la hora de conducirnos a resultados reales.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir