Marketing

Félix Muñoz en #nsccongress: "La creatividad es ver cosas que no existen sobre cosas que existen"

¿Cómo es el cerebro innovador? Para finalizar la jornada del II Congreso de Neurociencia, Comunicación y Economía, Félix Muñoz, Néstor Braidot (Braidot Business & Neuroscience International Network), Juan Ramón Plana (AEA) y Xavier Verdaguer (Innovalley) han compartido en una mesa redonda moderada por Enrique Sánchez de León (APD) sus impresiones y experiencias sobre el cerebro innovador, la creatividad, la innovación y la necesidad de la neurociencia aplicada al mundo empresarial.

“Los primeros años en los que empezamos a trabajar con esto se nos acusó de manipuladores de la mente humana y de violación de la privacidad”, aseguró Néstor Braidot. “Todavía, en muchos ámbitos, existen prevenciones contra el uso de estas investigaciones y su aplicación en empresas. Por eso hay reticencia a la aplicación debido a estas críticas y a la ignorancia sobre el tema”.

Según Braidot, “no estamos haciendo un cambio en la currícula que haga que los chicos aprendan a aprender, porque las fórmulas de marketing y neuromarketing se hacen obsoletas pronto”. Y es que, explicó, “seguimos teniendo compartimentos estancos. ¿No es hora de que cambie esto? ¿Cómo puede salir de la facultad de economía un experto de marketing cuando no sabe siquiera lo que hay detrás de la frente?

“En San Francisco se han adaptado mucho mejor las empresas a las novedades tecnológicas”, aseguró Xavier Verdaguer. “Han entendido la necesidad de talento joven, que hay que extender la creatividad a toda la organización. Las empresas que no hagan esto en España están muertas”.

Según Félix Muñoz, “no se puede ser innovador sin ser creativo. La única diferencia de los seres humanos con los animales es el desarrollo del lóbulo frontal y esa capacidad de tener imaginación. Los seres humanos son los únicos que tienen capacidad de imaginar cosas y sólo con eso es capaz de tener creatividad. La creatividad es ver cosas que no existen sobre cosas que existen. A veces es ordenar cosas que existían previamente”. Y añadió: “la innovación es la capacidad de llevar esa creatividad a cosas que se llevan a la práctica”.

La creatividad pocas veces es racional y casi nunca consciente”, añadió Braidot. “Toda creatividad surge de un estadio de no consciencia o metaconsciencia y de un proceso no racional. Es hacer algo normal anormal”. Lo que hay que determinar es cómo estimular a la persona para que grabe en su memoria más y más cosas para que en algún momento en estado alfa le surja una conclusión que no puede explicar racionalmente pero sí es un invento. “Uno puede auto-liderar ese proceso de neuroplasticidad, dirigirla hacia el campo que uno quiere trabajar o generar creativamente cosas”.

Pero estas ideas creativas no “se van a convertir en negocio sin riesgo. Hay que tener cultura del fracaso, no pasa nada si fracasas. Y también cultura del éxito”, aseguró Verdaguer. “En la empresa no se dan cuenta, por el día a día o por lo que sea. Hay que llegar a la concienciación”, añadió Juan Ramón Plana, una idea que Sánchez de León reafirmó asegurando que “si no has conocido muchas cosas tienes menos posibilidades de relacionar conocimientos” y así ser creativo.

“Nacemos con unos niveles de creatividad absolutamente enormes. Un niño de 3 años es un ser puramente creativo. No tiene conocimiento y no tiene memoria, pero es muy creativo”, aseguró Félix Muñoz. La clave entonces es “manejar el proceso, no de fomentar la creatividad, sino de no destruir la creatividad. Traemos mucha creatividad, mucha imaginación puesta. Pero tanto el sistema educativo como el proceso de las empresas es destructivo. Hay gente con mucho talento, pero el sistema no les deja”.

Aunque Braidot puntualizó que “el cerebro del niño nace virgen, acumula experiencias durante un primer tramo condicionado por la madre y después en libertad. El problema es que el sistema de educación hace que todos estudien de memoria el librito del profesor, que en tres años se hace obsoleto”. Y lo mismo que ocurre en educación ocurre en el mundo de la empresa. “Se hacen metodologías, fórmulas, recetas, y la rutina de ir todos los días por el mismo camino al trabajo y volver por el mismo camino, comer siempre en el mismo sitio, hace de esa persona que sólo le queden tres redes neuronales conectadas: la de ir, volver y quedarse en casa. Por que en el cerebro lo que se usa se mantiene, lo que no, no”.

“La culpa es de todos”, aseguró Verdaguer. “Todos podemos hacer algo para crear un ecosistema más creativo, más emprendedor, sobretodo porque al final llegas a la conclusión de que es un tema cultural lo que hay que cambiar”. Y es que los estudios han revelado que los niños son altamente creativos. Pero lo cierto es que “todos podemos ser creativos y la clave es crear equipos pluridisciplinares. Ya no es que hay gente que tiene muy buenas ideas y otros no. Todos podemos tener medias ideas que interconectadas pueden generar grandísimas ideas”.

Para ver el vídeo de esta mesa redonda, pulse aquí.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Adecco

Compartir