Marketing

Google muestra el talón de Aquiles del big data

flue trendsFue en 2009 cuando la revista Nature demostró como Google era capaz de predecir de forma excelente la incidencia de la gripe en cada una de las regiones de Estados Unidos. Pero las tendencias sobre la actividad de la gripe de Google Flue Trends, no se encuentra en su mejor momento.

Mientras que Flu Trends conseguía saber en un momento la influencia de la enfermedad en función de la búsqueda de palabras clave como “síntomas gripe”, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos necesitaba de una a dos semanas para recopilar los datos. No obstante, los recopilaciones desde 2011 no daban una.

Algunos creen que la razón es una mezcla entre la falta de espíritu científico de Google y la arrogancia del big data, ¿pero hasta qué punto es válida al representatividad del big data? Para ello hay que tener en cuenta que existe cierta dificultad para predecir comportamientos sociales,  facilidad para manipular la información obtenida y que somos más exigentes que antaño.

“La arrogancia del big data es la suposición implícita de que pueden sustituir, en lugar de complementar, a la recopilación de datos y el análisis tradicional” explicaron algunos expertos del big data en la revista Science sobre Google Flu Trends. “La cantidad de datos no significa que uno puede ignorar los problemas fundamentales de la medición”, añadieron.

“Lo lógico es que lo hubiera refinado” explica uno de los investigadores de la Universidad de Oviedo, David Gayo respecto a la manera de presentar los resultados. “En este campo, los cambios más triviales pueden afectar tremendamente: la forma de ordenar los resultados, la interfaz, el algoritmo? Es posible que no haya colaboración entre equipos, que dentro de la propia empresa no haya comunicación entre los departamentos responsables de los algoritmos del buscador y de la confección de Flu Trends” explica.

Gayo además, ha querido señalar que los usuarios del buscador no sólo se comportan como deberían, sino que a veces obedecen a modas, tendencias, o a su libre albedrío. Y es que lo que nos servía hace cinco años para predecir la influencia de la gripe, puede no hacerlo ahora.

La replicabilidad de los resultados y la falta de transparencia son otros de los problemas científicos que plantea la aplicación. “Te tienes que creer que funciona, dar por buenos los datos que proporcionan las empresas. Sin una mínima transparencia, no se puede hacer ciencia a partir de su trabajo, que sería lo deseable” explica Gayo.

A modo de conclusión, no es que el big data no sea una buena herramienta,  sino que “mucha gente se dejó llevar por el entusiasmo” de Flue Trends, como explica Esteban Moro, investigador de la Universidad Carlos III, y es que el factor humano es esencial.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir