Marketing

La industria publicitaria británica hace un ejercicio de reflexión tras el Brexit

La industria publicitaria británica hace un ejercicio de reflexión tras el BrexitDespués de una mayoría británica que abrazara el “Leave”, los marketeros de Reino Unido hacen balance del resultado y las cuestiones sobre las que han de reflexionar. Conor McNicholas, CEO de la agencia AllTogetherNow, redactó para Campaign un artículo de opinión en el que trata el Brexit y las acciones que se deberán tomar colectivamente para salir adelante.

Dejando las repercusiones políticas y económicas aparte, la industria publicitaria se pregunta ahora qué ha sido del sentimiento British y cómo pueden impedir crear nuevas barreras dentro de la sociedad, tales como los conservadores frente a los progresistas, o bien los nacionalistas frente a los ciudadanos del mundo, o incluso los mayores frente a los jóvenes.

En Cannes Lions, el Brexit no fue obviado por los panelistas, siendo el diario Wall Street Journal quien inició el debate sobre sus causas y consecuencias. Los ejecutivos de marketing argumentaron que la salida de la Unión Europea se debe a una gran influencia de la prensa nacional británica frente a los escasos esfuerzos en redes sociales que apoyaban la permanencia.

Al fin y al cabo, se trata de un juego de influencia, donde el magnate Donald Trump domina asimismo las reglas. Durante su ponencia en Cannes Lions, Richard Edelman, presidente y CEO de Edelman, afirmó que “la publicidad es la droga del pasado, no la droga para las campañas electorales futuras. La campaña de Trump está totalmente basada en el principio del social media para dominar la información.”

Como industria, el sector publicitario británico debe hacer un ejercicio de reflexión y considerar el Brexit como un auténtico fracaso colectivo. Los profesionales de la industria, siendo los mayores expertos en comunicación, no han sido capaces de salir victoriosos en una disputa binaria donde la gran mayoría de ellos coincidía en la permanencia, conscientes del precio que tendría la partida para el sector.

Es, también, una cuestión cultural. La mayoría de los votantes que abrazaron el Brexit no tenían apenas estudios, ni medios. Quizá el mensaje enviado en la campaña para el “Leave” fuera erróneo, se cuestionan ahora. Un sector que celebra en yates y fiestas privadas en Cannes el apogeo de la industria puede, difícilmente, idear creatividades con las que la mayoría británica se identifique.

El sector tiene, aun así, la oportunidad de crecer aprendiendo de los errores. Tomando en mente la gran oportunidad de empoderamiento de las audiencias y la colaboración, las nuevas campañas deberán enfocarse en la comunidad. Después de todo, las consecuencias del Brexit tendrán que tratarse colectivamente.

Este acontecimiento político acarrea la necesidad de mantenerse vigilantes y con una ingente capacidad adaptativa en un entorno cada vez más cambiante, no solo en cuanto al marco regulatorio, sino en todos los ámbitos. Los marketeros tendrán que repensar su percepción de la audiencia británica, la afinidad que tienen con ella y el verdadero valor que aporta su publicidad a sus vidas.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir