líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El influencer marketing es como una película de terror: es espeluznante, pero todo el mundo mira

El influencer marketing se las ha ingeniado en los últimos tiempos para enamorar hasta las trancas a los marketeros. Pero, ¿está de verdad justificado el «hype»? ¿No es el influencer marketing sino una derivación (no demasiado ingeniosa) de la publicidad con celebridades de toda la vida?

Como no siempre llueve a gusto de todos, el influencer marketing, que ha cegado con sus luces de neón a muchísimos marketeros, repele también a otros tantos.

Es el caso de Markus Hündgen, que en un artículo para la publicación alemana W&V, proclama a los cuatro vientos que el influencer marketing está muerto (porque nunca ha estado vivo en realidad).

Hündgen compara a esta disciplina con una suerte de monstruo de Frankenstein al que los marketeros se han empeñado en insuflar artificialmente vida endilgándole la etiqueta de “revolución”.

A juicio de Hündgen, pionero en el universo del vídeo en su Alemania natal, el influencer marketing es como una película de terror. Es horripilante y tremendamente desagradable (es un “no vivo” al fin y al cabo), pero los marketeros no pueden evitar mirar. E incluso pagar por él (con mucho sudor y mucho dinero).

Es cierto que un buen puñado de youtubers e instagramers han conseguido hacerse millonarios a base de hablar sobre ropa, maquillaje y videojuegos. Pero, ¿qué hay de nuevo en el viejo “truco” de pagar a personajes tocados con la varita mágica de la fama para promocionar determinados productos y servicios? ¿Dónde está la evolución y la supuesta revolución?, se pregunta Hündgen.

Los defensores más acérrimos del influencer marketing se defienden de quienes tienen a bien arrojar a esta disciplina dardos envenenados a diestro y siniestro argumentando que estamos ante un método muy eficaz. Y con razón, argumenta Hündgen. Porque siempre lo ha sido, pero con un nombre menos rimbombante. Los buenos contenidos son buenos contenidos. Las celebridades con gancho son celebridades con gancho. Y todo lo demás no es más que un par de ojos (demoníacos) para un monstruo de Frankenstein llamado influencer marketing. Suficiente para asustar a los niños. Pero no para dotarle de vida (de verdad), concluye Hündgen.

 

Facebook vuelve a modificar su algoritmo para asegurar la veracidad de las noticiasAnteriorSigueintePresentación estudio "Desmitificando el DMP"

Noticias recomendadas