líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

MarketingCódigos de programación

Los juguetes eróticos podrían ser peligrosos

Los juguetes eróticos no son seguros: podrías recibir un ciberataque

Todos corremos a tapar las cámaras de nuestros ordenadores, pero en cuanto a nuestros juguetes eróticos, ni se nos pasa por la cabeza que puedan ser peligrosos. Según un estudio de una firma de ciberseguridad, hay que tener cuidado con este tipo de artículos.

El mercado de los juguetes eróticos ha sido uno de los grandes triunfadores de la pandemia. El distanciamiento social junto a las restricciones de movilidad han sido claves para el incremento de la venta de este tipo de artículos, que se han disparado. No obstante, se habla poco de los peligros que pueden conllevar estos dispositivos conectados en lo que se refiere a ciberataques y vulnerabilidades.

Todos corremos a tapar la cámara de nuestros ordenadores, pero cuando se trata de estos productos, ni se nos pasa por la cabeza que, al disponer de conexión Bluetooth, podríamos sufrir ataques físicos o un robo de datos personales. Al menos esto es lo que asegura un estudio realizado por la firma de ciberseguridad ESET, que deja entrever algunos de los fallos que tienen los juguetes eróticos conectados.

No todos, pero algunos juguetes incorporan una opción para conectarlo al móvil a través de aplicaciones, por lo que los ciberdelincuentes han encontrado una brecha que puede suponer muchos problemas para la persona propietaria del artículo. Los investigadores de ESET afirman, incluso, que se podrían instalar virus informáticos en los smartphones a través de los mismos o realizar cambios en el firmware del juguete. 

Algunos de los resultados del informe sobre la seguridad de los juguetes eróticos

En concreto, en el estudio se han analizado con mayor profundidad los juguetes We-Vibe ‘Jive’ y Lovesense ‘Max’. Desde ESET se descargaron las correspondientes aplicaciones para comprobar los posibles puntos débiles. Entre las precauciones que pueden tener en cuenta los usuarios, tal y como destacan desde el periódico ABC, están no usar los dispositivos en espacios públicos o en los que haya mucha gente, como en los hoteles.

Una de las mayores preocupaciones en este sentido es que los atacantes digitales identifiquen el dispositivo y se conecten al mismo, accediendo al mismo tiempo a los archivos relacionados. Por ejemplo, todas las imágenes mandadas en el chat de la app estarían al descubierto, así como otra información importante como el correo electrónico.

Desde ESET subrayan la necesidad de que los fabricantes de juguetes eróticos tengan más presente la ciberseguridad. De hecho, la firma ha señalado en un comunicado que ha enviado un informe detallado a las dos marcas mencionadas con las vulnerabilidades descubiertas, con el objetivo de que las tengan en cuenta.

La revolución de los NFT: un mercado de cromos, clips y avatares virtuales que mueve millones de eurosAnteriorSigueinteSting pone voz a una campaña que promueve la inclusión laboral de personas con síndrome de Down

Noticias recomendadas