Marketing

LA ESTRATEGIA DE LAS TARJETAS BANCARIAS PERSONALIZADAS

Las tarjetas bancarias se apuntan al marketing directo. Para atraer a sus clientes, la mayoría de los bancos están ofreciendo cada vez más productos y servicios, pero sobre todo, apuestan por la personalización. En España, las tarjetas son utilizadas en un 59% para sacar dinero del cajero y en un 41% para pagar en establecimientos. Esto está empezando a preocupar a los bancos, y por ello han comenzado a estimular a sus clientes para que sus hábitos sobre el uso de las tarjetas cambie.

Banesto fue uno de los primeros bancos en implantar planes de solución a este problema. Hace ya tres años lanzó su tarjeta 123 que ofrecía bonificaciones si se pagaba con esa tarjeta en ciertos establecimientos. Pero los servicios más demandados por los clientes del banco son aquellos que permiten aplazar los pagos de las compras en los periodos que el mismo cliente elija. Santander por su parte está a punto de lanzar su programa Check in, que combina una tarjeta Premium con una Diners. El cliente conseguirá puntos con ambas tarjetas, los cuales podrá canjear por vuelos con la compañía aérea que el cliente elija, noches de hotel y alquiler de coches.

Pero el revolving, el poder pagar con tarjeta aplazando los pagos, es el servicio que más demandan los clientes y por lo tanto al que más atención le prestan las entidades bancarias. Tal es el caso de Bankinter, que a través de su tarjeta Revolving Mastercard Bankinter ofrece además del pago aplazado, bonificaciones y regalos. En una línea más personalizada, ha lanzado su tarjeta Solidaria, con la que se dona el 1% de las compras a proyectos de acción social, así como su tarjeta Hal Cash, que permite el envío de dinero a un cajero para poder retirarlo sin necesidad de usar una tarjeta.

BBVA apuesta sobre todo por la financiación, ofreciendo servicios como el Pago Fácil Personalo el Pago Fácil Tres Plazos. Caja Madrid ofrece servicios diferentes, como el pago de peajes en autopistas sin tener que introducir la tarjeta en un cajero. Mientras que La Caixa quiere distinguirse por la personalización y la exclusividad. Su estrategia consiste principalmente en la personalización de las tarjetas adaptándolas para las diferentes ocasiones, pudiendo incluso personalizarlas con la imagen corporativa del cliente.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir