Marketing

La comunicación interna es un área que cobra cada vez más importancia

La motivación en procesos de fusión de empresas

Los programas de fidelización están pensados para ser un arma excepcional a la hora de moticas a un equipo interno

Un proceso de fusión de empresas puede ser un momento delicado, no solo por la cantidad de trámites que conlleva para la compañía. Para la moral y el bienestar de los empleados, una fusión puede ser un golpe severo: nuevos procesos a los que adaptarse, herramientas diferentes, dudas sobre su continuidad, sensación de mayor competencia interna…

En los últimos 10 años, desde que se desencadenó la crisis económica, las fusiones empresariales han pasado de ser eventos excepcionales o más o menos esporádicos a convertirse en algo casi habitual en el mundo de los negocios. Desde 2008 hemos visto cómo empresas de todos los tamaños comenzaban a concentrarse, agrupando marcas dentro de un mismo grupo, creando nuevas entidades fruto de estas fusiones, etc. Si no tenemos en cuenta una serie de aspectos relacionados con el personal y con el ambiente de trabajo, una fusión de compañías puede transformarse en un auténtico desastre.

Estas posibles consecuencias, por supuesto, son evitables. Para que no se produzcan estas consecuencias negativas, o para que al menos se minimicen, debemos contar con una planificación estratégica que tenga en cuenta todas las circunstancias. A priori parece evidente que se trata de una labor que debe liderar el departamento de recursos humanos pero, ¿qué tienen que decir el marketing y la comunicación?

Por su parte, un departamento de recursos humanos debe llevar a cabo un seguimiento, estudio y observación de conductas a través de procesos que reduzcan las fricciones entre el personal de cada una de las dos o más empresas confluyentes y después con el de la compañía resultante.

Desde la comunicación, y más concretamente desde la comunicación interna, podemos controlar la dispersión de rumores siempre que mantengamos a los empleados informados sobre el proceso en todo momento, haciéndolos partícipes del cambio.

¿Y desde el marketing?

Motivar a los empleados de manera diferente es posible a través de soluciones de marketing relacional como los programas de fidelización. Este tipo de programas, pensados para el cliente final, son un arma excepcional a la hora de motivar a un equipo interno, a una red de distribuidores o a una red comercial, ya sea interna o externa.

Todos los empleados de la marca son potenciales embajadores de ésta. Por nuestra propia naturaleza, las personas comunicamos en todas nuestras acciones. Por esta razón, el sentimiento del empleado al respecto de la marca para la que trabaja será clave en definir el tono positivo o negativo de la comunicación.

Comunicar los valores de la marca y las vicisitudes del proceso de fusión se hace más fácil a través de este tipo de soluciones de incentivos o incluso de plataformas de gamificación.

Un programa de motivación construido a través de incentivos profesionales, regalos, o experiencias será una manera de fidelizar a los empleados o incluso de hacer que sientan suya la nueva marca resultante de la fusión, en caso de que así sea.

Nota de prensa

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir