Marketing

La nostalgia marketera ya no consigue que los millennials saquen el pañuelo

llorarHacerse con el beneplácito de los millennials es uno de los objetivos a alcanzar para cualquier marca, sin embargo, no es nada fácil de conseguir. Y es que, las particularidades de esta generación los convierten en el público más difícil y, al mismo tiempo, en el más beneficioso.

Es por ello que, a la hora de buscar el éxito entre los millennials no existe la fórmula perfecta aunque, sí hay algunos elementos que, si no garantizan el éxito, al menos se acercan mucho a él.

Uno de estos factores es la nostalgia, un pilar presente cada vez más en las estrategias de las marcas. Netflix y su ochentero homenaje con “Stranger Things”, la vuelta al mercado de productos del pasado como Crystal Pepsi o el relanzamiento de Pokémon dan buena cuenta de esta tendencia y, sobre todo, de su eficacia.

Pero, ¿a qué se debe esta afición de los millennials por buscar en el baúl de los recuerdos? Derek Horn, designer de Beardwood & Co. nos ofrece su visión al respecto en AdAge.

Así, como millennial que es, Horn, argumenta que las marcas apuestan por mezclar esos productos que enamoraron al público en el pasado pero añadiendo un nuevo valor adaptado al mundo actual.

“Recuerdo veranos jugando a Pokémon en la pequeña y pixelada pantalla de mi Gameboy Color. Entonces teníamos que imaginarnos como entrenadores Pokémon pero ahora podemos salir a la calle y encontrar pokémones a la vuelta de la esquina creando interacciones espontáneas entre desconocidos”, explica.

Sin embargo, Horn, advierte que la apuesta por la nostalgia y por evocar emociones pasadas para crear estrechos lazos con los consumidores no servirá de nada si no dan en el clavo.

McDonald’s es una de las que querido apostar por esta estrategia y la ha mostrado en una nueva campaña que promociona la eliminación de ingredientes artificiales de sus productos mostrando escenas similares de la infancia de un padre y su hija.

Pero para Horn, esta iniciativa es solo una señal de que la burbuja de la nostalgia puede explotar más pronto de lo que creemos.

Y es que, asegura, “unas cuantas notas musicales no serán suficientes para convencer a los padres millennials en algo tan importante para ellos como la alimentación sana de sus hijos”.

Por ello, las marcas que resonarán con los millennials a largo plazo serán aquellas que reconozcan su determinación profesional y personal y los provea de herramientas para afrontar el futuro a través de experiencias centradas en las personas.

“La tecnología seguirá siendo integral pero debe servir para alientar la conexión humana y no para reemplazarla”, comenta Horn.

Como ejemplo de buen hacer, sitúa a la compañía financiera SoFi, que vio la oportunidad de abandonar el pasado y conectar con la gente joven a través de los créditos de estudios. Sabiendo que estas deudas son una de las preocupaciones de los millennials, la firma retó a los espectadores a imaginar un mundo sin bancos en una campaña muy efectiva.

Ante este panorama, Horn es tajante: “Algunas marcas deberían quedarse en el pasado y dejar espacio a aquellas que de verdad escuchan nuestros valores en vez de decirnos cuáles deben ser esos valores”.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir