Marketing

LA PROTECCIÓN DE DATOS EN INTERNET AMENAZA A LOS BUSCADORES Y A LAS EMPRESAS

El tema de la protección de datos es un arma de doble filo que puede hacer que la empresa más exitosa llegue a la ruina más profunda, tal y como recalca Bernardo de Miguel en su artículo para Cinco Días. Es un peligro más difícil de frenar que cualquier otro porque afecta a algo tan volátil como la opinión que el público tiene sobre una empresa. Nada que ver con las antiguas amenazas que sólo se centraban en temas de libre competencia y que, en el peor de los casos, acababan en multas de carácter económico.

Un escándalo relacionado con el uso de la protección de datos lo ha protagonizado recientemente el buscador Google, que fue acusado por parte del órgano encargado de vigilar la protección de datos de la UE, el Artículo 29, de no respetar la privacidad de los mismos. Además, el famoso portal ha tenido que lidiar con una lista realizada por la organización no gubernamental Privacy Internacional en la que califica su política de protección de datos como “amenaza sustancial”.

En este ranking, las empresas peor posicionadas son: Google, AOL, Apple, Facebook, Hi5, Reunion.com, Windows Live Space y Yahoo!, todas calificadas como “amenazas sustanciales”; seguidas de Microsoft, Orkut, Xanga y Youtube, consideradas como empresas con “serias carencias”, y Amazon, Bebo, Friendster, Linkedin, Myspace y Skype, compañías con “notables carencias”. Las que mejor se ven por parte del estudio son BBC, eBay, Last.fm, LiveJournal y Wikipedia, páginas “conscientes de la privacidad”.

Google no es el único buscador que ha tenido que vérselas con este problema. Otras populares empresas online han tenido que lidiar con campañas de desgaste a propósito de la protección de datos. Así, eBay y Amazon han sufrido múltiples ataques de otras compañías.

Por eso, las empresas de internet deben ser especialmente cuidadosas con su política de protección de la privacidad. “Estamos convencidos de que las empresas que no sean escrupulosas con este tema correrán el riesgo de perder la credibilidad y sufrirán una represión derivada de ello; quedarán deslegitimadas ante la ciudadanía, y esto se irá intensificando en el futuro, a medida que los ciudadanos tomen más conciencia del problema”, explica Artemi Rallo, director de la Agencia Española de Protección de Datos.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir