Marketing

LAS BASES DE DATOS, ¿EL NEGOCIO OCULTO DE LAS REDES SOCIALES?

Mucho se ha hablado últimamente de la importancia de las comunidades online para el sector publicitario y de marketing. Las posibilidades que ofrecen a los usuarios son muy amplias, pero no todas son del todo legales. Los expertos en protección de datos alertan sobre el mal uso de los datos de los internautas, ya que podrían estar usándose para construir valiosas bases de datos con finalidades de marketing.

David Imizcos, consultor jurídico y técnico de s21sec, empresa de seguridad digital, ha explicado a EFE que “las comunidades de publicación y que comparten datos, así como las de gestión de correo gratuito, suponen riesgos para derechos fundamentales e incluso delitos. No hay más que leer las propias condiciones generales que aceptan sus usuarios para ir más allá de la sospecha”. Uno de los casos más polémicos es la comunidad MySpace, la segunda web más visitada del mundo, con 180 millones de usuarios según datos de la propia compañía que acaba de lanzar su servicio en España.

Rupert Murdoch pagó por MySpace 580 millones de dólares y muchos señalaron la operación como uno de los síntomas de una nueva burbuja del mundo online. Chris De Wolfe, consejero delegado de MySpace, dijo en ese entonces que el elevado precio es rentable para la empresa por el mercado publicitario, el convenio firmado con Google y las cuotas de los usuarios desde el móvil. Pero otros creen que el negocio está en los datos de los usuarios. David Ugarte, consultor y experto en redes de Las Indias.net, aseguró que “es más razonable sospechar que una gran parte del interés que tiene Murdoch es crear una gigantesca base de datos”. Al conocer a la perfección las afinidades de sus usuarios, el magnate de los medios podría elaborar una base de datos con una segmentación de gustos bastante precisa, todo un tesoro para los anunciantes.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, ha señalado que “la sospecha de que detrás del desarrollo de las comunidades virtuales esté la búsqueda de datos para su uso en la mercadotecnia está siempre abierta”. El problema con internet es que todo lo que haces en él “deja rastro”, y al internauta sólo le queda confiar en que las webs son honestas. Coincide también en este riesgo, Francisco Canals, director del Observatorio de Internet, que considera que “cualquier registro en internet implica un riesgo de captación de los datos para su uso en bases de marketing”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir