Marketing

LAS BODEGAS ESPAÑOLAS APUESTAN POR EL DISEÑO

La imagen de un producto es, hoy en día, un elemento decisivo para atraer compradores. Esta concepción se va extendiendo a todos los sectores del mercado, y hace un tiempo que se percibe entre los bodegueros españoles, que apuestan por el diseño y visten sus vinos “de etiqueta”. Basta con observar la evolución de las botellas a lo largo de la última década.

Cápsulas decoradas, etiquetas más pequeñas y de colores vivos, botellas más estilizadas o esbozos más sofisticados y minimalistas. No se pierde detalle a la hora de “vestir” a un vino, pues se pretende que no sólo agrade por su sabor sino que también entre por los ojos. En este sentido está surgiendo toda una industria en torno a este tipo de herramientas de marketing.

Por ejemplo, una nueva tendencia son las cápsulas de taponado screwcaps, es decir, de rosca, que comienzan a emplearse en España. Una innovación de la que algunas empresas saben sacar provecho. Así, la empresa Rivercap distribuye cada año más de 500 millones de cápsulas, de las que cerca del 78% sale al exterior. La firma está presente en 27 países y factura 30 millones de euros al año, según informa Expansión.

Por tanto, ya no basta con tener el mejor vino, sino que también hay que dar con la estética adecuada. “El diseño es un punto de encuentro entre la imagen de una empresa y la memoria del consumidor”, señala la directora de marketing de Grupo Sierra Cantabria, Ana Carreño, al diario Expansión. Mientras que el director gerente de Imprenta Moderna de Logroño, Antonio Fernández, asegura que “vestir la botella requiere adecuar los elementos descriptivos del producto a unas imágenes acordes con los mismos y que conjuguen con los elementos básicos de la marca, la tradición y solera de la empresa embotelladora”.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir