líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LAS EMPRESAS QUE QUIERAN VENDER EN VERANO TIENEN QUE PREPARARSE DESDE FEBRERO

Redacción

Escrito por Redacción

Nota de Prensa:

Los responsables de la consultora de gestión comercial y de Marketing Tatum señalan que aunque existen técnicas específicas para vender en verano, muy vinculadas a productos o sectores determinados, la herramienta más efectiva es la planificación.

Según Eugenio de Andrés, Subdirector general de Tatum, «la campaña de verano debería empezar en febrero, diseñando la estrategia, preparando las bases de datos a las que dirigirse, elaborando las promociones y preparando las redes comerciales. Si las organizaciones empiezan a preparar la campaña de verano en mayo, ya será tarde, porque cuando quieran salir al mercado con sus productos, la competencia se les habrá adelantado o las decisiones ya estarán tomadas».

El verano invita a consumir determinados productos, principalmente los relacionados con el ocio, en los que incluso se generan las condiciones ideales para que los consumidores gasten por encima de sus presupuestos, pero en otros sectores se produce el efecto contrario. En estos casos, con una buena planificación se puede aprovechar esta temporada para mejorar los productos, la formación, las nuevas líneas de negocio… y propiciar así un aumento de las ventas en el último cuatrimestre del año.

Eugenio de Andrés destaca que, aunque está comprobado que las ventas caen en determinados sectores durante los meses de verano, «lo que sí pueden hacer las compañías es agudizar el ingenio (I+D+i) y tratar de desarrollar nuevos productos, en base a variantes de los ya existentes, para tratar de aprovechar su canal de distribución y su posición en el mercado en dichas fechas, para lanzar productos que tengan estacionalidades complementarias y, de esta forma, aprovechar los recursos productivos y mejorar la eficiencia de su negocio».

En cuanto a los productos o servicios de temporada (vacaciones, helados, bañadores, etc.), aunque a priori pueda parecer que son muy fáciles de vender, hay que tener en cuenta que tienen una complejidad mayor que otros por la poca capacidad de maniobra y la dificultad de reacción. Es decir, que si algo no sale como estaba previsto, las pérdidas no serán de unos meses como pasa con otros productos, sino que serán de un año, por lo que es necesario un mayor esfuerzo de preparación de las campañas. Una de las herramientas más efectivas para planificar los productos de temporada es la investigación de mercado, para tratar de involucrar a los clientes lo máximo posible en el diseño y promoción del producto, ganando en efectividad y minimizando los riesgos.

 

GRUPO REFORMA: NUEVO REPRESENTANTE DEL FIAP EN MÉXICOAnteriorSigueinteLOS ANUNCIANTES MÁS RECORDADOS DE LA EUROCOPA

Contenido patrocinado