Marketing

Liderazgo sostenible o cómo sobrevivir en un mundo con conciencia

Liderazgo sostenible o cómo sobrevivir en un mundo con concienciaPara ahondar y reflexionar sobre qué significa que una empresa sea sostenible, José López, ex vicepresidente ejecutivo de operaciones de Nestlé SA y Teresa Ribera, directora de Intitute for sustainable development and international relations (IDDRI) han participado en un debate moderado por Aris Vrettos, global programme director del Cambridge Institute for Sustainability durante Sustainable Brands Madrid 2017.

“Me gusta la idea del liderazgo sostenible. Lo realmente importante no son las historias, el diálogo con la sociedad sino las operaciones que realmente cambian la vida de las personas”, afirma José López.

Y en un momento en el que la capacidad para transformar las cosas está al alcance de cualquier compañía, ya “no hay excusas”.

Para Ribera, la clave para el cambio reside en la necesidad de “recuperar la confianza en que podemos cambiar las cosas. No podemos pensar en la sostenibilidad como una opción para los negocios. Si quieres que un negocio dure necesitas operar en un contexto sostenible”.

Y también destaca que “a lo largo de los últimos años hemos visto un acercamiento entre todos los actores sociales: los ciudadanos, las empresas y las instituciones. Esta conversación es clave, nadie tiene la capacidad de cambiar las cosas solo”.

Con respecto a cómo llevar a cabo un liderazgo sostenible, López comenta: “Es importante que las marcas entiendan la importancia de la contribución de su empresa a la sociedad. El acceso a la información y la transparencia han dejado atrás la idea de la sostenibilidad como una manera más de hacer negocio. Necesitamos hacer entender a la gente interna el compromiso”.

Además, ha recordado la situación que vivió una de las grandes marcas de Nestlé, Kit Kat, cuando se convirtió en el blanco de Greenpeace por la utilización del aceite de palma que estaba causando una importante deforestación en bosques de buena parte del mundo.

En este sentido asegura: “Siempre estaré agradecido a Greenpeace por haber atacado a Kit Kat porque nos hizo mejorar, nos hizo cambiar, nos hizo entender que hacer lo correcto no es suficiente, tienes que demostrarlo”.

Pero, ¿cómo se puede utilizar el poder de las marcas para activar el compromiso social y la conversación?

“Las marcas tienen que elegir de qué lado están, deben optar por ser activistas y no solo optimistas. Los inversores ya buscan invertir en empresas con un propósito sostenible, con un compromiso con la prosperidad y el progreso social”, explica López.

“Es importante para cualquier marca tener muy claro cuál es el modelo que describa lo que se va a hacer y lo que no para que se pueda comunicar a toda la organización y demostrar que se están haciendo cosas y no solo se está hablando de ellas”, añade López que lanza un consejo a las marcas: “En la era de la digitalización todo se sabe, todo se analiza por lo que mi consejo para las compañías es: primero hazlo, y luego dilo”.

Con respecto a cómo combinar las presiones de los accionistas, López asegura que “las marcas deben entender que su “Dios” no son los accionistas sino los deseos de los consumidores”.

Por su parte, Ribera afirma que las compañías necesitan “pensar qué quiere hacer, qué esperan los inversores de ti, qué vas a aportar a la sociedad y para ello hay que ser más demandante y más coherente. No podemos ser neutrales en este debate”.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir