Marketing

Lo que debe hacer (y lo que no) cuando utilice emojis para "sazonar" su marketing

emojisLos emojis han llegado definitivamente para quedarse. Confinados hasta hace no mucho a los mensajes entre adolescentes, estos “muñequitos” (algo tontos a ojos de algunos) han tomado literalmente por asalto las redes sociales.

En vista de su éxito en los social media, el hábitat natural del consumidor de la nueva era digital, las marcas utilizan cada vez más los emojis como “condimento” para sus campañas “marketeras”. Sin embargo, no todo vale en el exitoso binomio formado por marketing y emoticonos. A continuación, y de la mano de Hootsuite, repasamos las principales reglas de los emojis como herramienta “marketera”:

1. No encripte sus mensajes
Por mucho que el lenguaje de los emojis haya traspasado ya todo tipo de fronteras culturales, las marcas no deben asumir necesariamente que todos sus clientes lo hablan (y escriben) con fluidez. Redactar, por ejemplo, una nota de prensa única y exclusivamente con caracteres emojis, como hizo en su día Chevrolet para presentar en sociedad un nuevo coche, no es lo más adecuado. Si vamos a utilizar solamente emoticonos para escribir nuestros mensajes, es mejor que estos sean breves. De lo contrario, saturaremos y agobiaremos innecesariamente al usuario.

1

2. Cuide el tono de sus mensajes
Los emojis son desenfadados (y humorísticos) por naturaleza y por eso las marcas deben procurar utilizarlos intentando respetar este tono fresco y divertido que es tan característico de ellos. Emplearlos para temas excesivamente serios puede ser resultar contraproducente y hacer demasiado evidente que la marca intenta conectar (de manera absolutamente descarada) con los millennials.

3. Use los emojis para fomentar la interacción en tiempo real con el consumidor
Cuando se utilizan en el momento oportuno, los emoticonos hacen “magia” y prenden la mecha del “engagement” entre marcas y consumidores.

3

4. No personalice emojis sin un propósito concreto
Cada vez más marcas se están lanzando a la piscina de los emojis personalizados. Es el caso de IKEA que lanzó en su día una colección de emoticonos con sus productos como protagonistas. ¿El problema? Que los emojis personalizados de IKEA eran en realidad muy poco útiles para la vida real. Un caso completamente diferente fue el de WWF, que lanzó recientemente varios emoticonos de animales en peligro de extinción que sí eran de verdad útiles. Cada vez que el usuario enviaba un tuit con alguno de estos emoticonos, se hacía automáticamente una donación para salvar al animal representado en el emoji.

5. Cree experiencias interactivas
Domino’s Pizza creó hace unos meses una experiencia interactiva absolutamente modélica con una campaña que permitía a sus clientes realizar pedidos enviando a través de Twitter el emoticono de una pizza junto al hashtag #EasyOrder.
5

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir