Marketing

Los anunciantes declaran la guerra a las iniciativas contra el rastreo online

Los mecanismos Do Not Track llevan tiempo funcionando en los navegadores online para que los consumidores puedan lanzar señales digitales con las que se pide a los anunciantes que dejen de recopilar información de su actividades online para segmentar publicidad, y las reacciones a estas iniciativas no se han hecho esperar.

En primer lugar surgió una carta de nueve miembros de la Cámara de Representantes a la Comisión Federal del Comercio, en la que se cuestionaba su relación con el grupo internacional World Wide Web Consortium, W3C, que pretende desarrollar estándares globales para estas funciones anti-rastreo. Para los legisladores estas opciones pueden terminar restringiendo el flujo de datos “en el núcleo del éxito de internet”.

Más tarde vio la luz otra carta abierta de la Asociación Nacional de Anunciantes de Estados Unidos a Steve Ballmer, CEO de Microsoft, tras considerar que la compañía está cometiendo graves infracciones al poner la opción Do Not Track por defecto en su futuro navegador Internet Explorer 10. Si los consumidores no cambian esta opción, explicaron ejecutivos de Dell, IBM, Intel, Visa, Verizon, Wal-Mart y otras corporaciones, las compañías podrían no poder recopilar datos de al menos el 43% de los navegadores que se utilizan en Estados Unidos.

“Los consumidores quieren y esperan que se construya una protección de la privacidad en los productos y servicios de Microsoft”, respondió Brendon Lynch, director de privacidad de esta compañía. Además, los defensores de la privacidad aseguran que en un ecosistema digital en la que hay todo tipo de entidades de terceros en una única página web, recopilando información sobre lo que lee, busca, hace clic o compra un usuario, los consumidores tienen que poder entender el coste potencial que puede tener para ellos la recopilación de estos datos y poder optar para que no sea así.

“Si estás buscando la palabra cáncer en una página de salud”, explicó Dan Auerbach, responsable de tecnología en la Electronic Frontier Foundation, un grupo de derechos digitales de San Francisco (EEUU), en el New York Times, “hay una alta probabilidad de que tengas cáncer o estés interesado en ello. Éste es el tipo de datos que pueden recogerse. Los consumidores tienen el derecho de saber cómo se está utilizando su información y elegir que su información no sea utilizada de forma que no quiere”.

Si acabamos con esta publicidad relevante, vamos a hacer internet menos diverso, menos exitoso económicamente y, francamente, menos interesante”, aseguró el consejero general de la IAB Mike Zaneis.

Ambas opiniones parecen haber llegado a un callejón sin salida. Unos y otros se acusan mutuamente de bloquear el proceso. Y mientras la industria publicitaria duda de que el W3C tenga legitimidad para proponer este tipo de decisiones, defiende la aplicación del programa para consumidores que ha desarrollado la Alianza de Publicidad Digital (Digital Advertising Alliance). “Tenemos auto-regulación. Está funcionando muy bien. ¿Por qué no le damos la oportunidad de tener éxito?”, aseguraba Zaneis.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir