líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

LOS CAMBIOS EN LAS TARIFAS DE CORREOS CREAN MALESTAR EN EL SECTOR

El aumento de las tarifas de Correos y Telégrafos supone siempre una noticia negativa para las empresas de marketing directo y sus clientes. Este año, el «disgusto» ha crecido en la misma proporción que las tarifas postales. Es decir, más que en años anteriores, ya que Correos se ha convertido en Sociedad Anónima Estatal y debe competir en términos de rentabilidad, como lo haría cualquier otra empresa.

Pero lo que ha provocado mayor indignación entre las empresas usuarias es la opacidad del operador postal y el cambio en el sistema de tarifas, de acuerdo con Juan Salmerón, director general de B.D. Mail y presidente de la Asociación de Publicidad Directa y Bases de Datos (PD&BD). «No nos quejamos tanto de las subidas como de las formas», explica, «estos bandazos tan grandes, lo único que generan son gastos para nuestras empresas. Ahora tendremos que cambiar programas informáticos para las notas de entrega porque ya no se ajustan para nada al nuevo sistema y todo esto requiere un tiempo de adaptación y de preparación».

El nuevo sistema al que se refiere el presidente de la PD&BD afecta sobre todo al Publicorreo, el servicio más utilizado por las compañías del sector, que a partir de ahora diferenciará tarifas en función del área geográfica. Se crean así dos zonas: la zona A, compuesta por las capitales de provincia y grandes pueblos con más de un código postal; y la zona B, para el resto de poblaciones rurales, con unas tarifas más caras. Salmerón estima que el incremento medio del precio para el servicio de Publicorreo puede situarse en torno a un 20%, si bien en casos concretos puede resultar más económico con el nuevo sistema de franqueo que con el antiguo.

Una subida especial ha sufrido también el servicio de distribución de prensa. «Para este tipo de servicio existían subvenciones que, con la liberalización del mercado en la Unión Europea, han quedado prohibidas», comunican desde Correos. Sea cual sea la razón, lo cierto es que, en la mayoría de los casos, se ha duplicado el coste de enviar un periódico o revista a cualquier lugar de España. Santos Martínez, director de la empresa de fulfillment SMD, reconoce que «Correos tiene razón en que no podía seguir enviando un periódico a un pueblo perdido por 30 pesetas», si bien considera desproporcionado el aumento de precios. «La prensa ha subido una barbaridad. Por ejemplo, enviar un periódico de hasta 100 gramos costaba 20 pesetas y ahora vale 42», manifiesta. Martínez concluye, coincidiendo con Juan Salmerón, que «las formas no han sido buenas, especialmente respecto al Publicorreo. Un cambio tan drástico merece explicación previa, aunque sólo sea para que se lo transmitamos a nuestros clientes».

Pueden consultar la tabla con las nuevas tarifas de Correos en nuestra sección de Estudios.

 

HOPSCOTCH GANA LA CUENTA DE RR.PP. DE IONA EN ESPAÑAAnteriorSigueinteLA AGENCIA FALLON DESPIDE A 20 EMPLEADOS

Noticias recomendadas