Marketing

Por qué los datos deben impulsar la inteligencia humana y no reemplazarla

Por qué los datos deben impulsar la inteligencia humana y no reemplazarla

La obsesión por los datos ha sido patente en la industria en los últimos tiempos. La analítica parece haberse convertido en la mejor (y casi única) manera de comprobar los resultados de las campañas y de tomar las decisiones.

Sin embargo, a pesar de que esta disciplina ha contribuido en muchos aspectos a la mejora de la eficiencia de las estrategias, lo cierto es que el elemento humano sigue siendo un factor crucial.

“Es fácil caer en el pensamiento de que los datos contienen todas las respuestas y no es así”, señala Elissa Fink, chief marketing officer de Tableau, en The Drum. “Nos pueden informar y ayudar pero, al final, son los humanos los que tienen que decidir en dónde invertir y cómo utilizar los recursos”.

Y es que, los datos no muestran la perspectiva completa. “Necesitamos del juicio humano para interpretar, entender, comparar y tomar decisiones”, añade Fink.

Pero también destaca que los datos tienen a su vez un papel crucial a la hora de formar el juicio de los marketeros. “Cuanto más datos exploras sobre tu negocio, mejores decisiones tomas pues contribuyen a madurar la mente del marketero”, señala.

En cuanto a la intuición a la hora de tomar decisiones, Fink asegura que es algo que ocurre todo el tiempo y que lleva a preguntas más profundas y a desarrollar un punto de vista más sofisticado. “Es una buena manera de que los marketeros pongan en cuestión sus propias creencias”.

Por otra parte, Fink señala que aunque los datos son una herramienta fantástica para de probar la evidencia para una hipótesis, en ocasiones la realidad no es la esperada y por ello los marketeros deben ser flexibles a la hora de modificar sus campañas o enfoques.

“Hay que tener en cuenta que a pesar de las pruebas y las predicciones, a veces el mundo cambia en el momento en el que lanzas algo al mercado”, afirma Fink.

Pero otras veces, cuando los resultados difieren de los esperados, el error puede residir en la medición del elemento incorrecto ya sea porque tiene más peso que el resto a pesar de que no sea el adecuado o bien porque el enfoque está puesto en el elemento incorrecto.

“Tienes que confiar en tu intuición pero siempre asegurándote de que sea informada y probada con datos, de que puedes hacer buenas preguntas y de que tienes hechos que te respaldan”.

Aun así, Fik reconoce que no siempre es fácil dar con los datos que corroboren cada hipótesis pero, señala, “no hay que tener miedo a admitir que no se tienen los datos para responder a una pregunta pero hay que seguir buscando la respuesta” y sentencia, “los datos, la analítica y el software deben impulsar la inteligencia humana, no reemplazarla”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir