Marketing

Los "marketeros" no son terrícolas, se mudaron hace tiempo a otro planeta

marketerosLos “marketeros”, esos que son campañas publicitarias (a veces deliberadamente marcianas) tratan de conectar con los pobres terrícolas, no habitan en realidad en el planeta Tierra. Viven a años luz del consumidor. Así lo cree al menos el bloguero estadounidense Bob Hoffman, que durante su intervención el pasado miércoles en el congreso televisivo Screenforce Day, celebrado en Düsseldorf (Alemania), echó un fuerte rapapolvo a la galaxia “marketera” (y a su empeño por alejarse del consumidor).

“Los consumidores son en realidad seres muy simples. Mientras los ‘marketeros’ se devanan los sesos buscando maneras de interactuar con el consumidor, a éste lo único que le interesa es si la marca que lo acecha contantemente en busca de interacciones tiene parking”, señaló Hoffman.

A juicio de Hoffman, que desde su blog The Ad Contrarian pone habitualmente los puntos sobre los íes la industria publicitaria, los “marketeros” cargan sobre sus hombros con muchas creencias rematadamente falsas, pero hay tres particularmente graves (y mortíferas). La primera es la firme creencia de los “marketeros” en el poder de las marcas, la segunda la creencia en el poder de los canales digitales, y la tercera la creencia en el poder de la juventud (y la nula valía de los consumidores más “maduritos”).

Hoffman cree, por otra parte, que el concepto “lovemark” acuñado en su día por Saatchi & Saatchi es una soberana tontería. Ninguna marca llega de verdad al corazón del consumidor, ningún consumidor en su sano juicio quiere pasar un fin de semana romántico con una marca. “Lo que a los ‘marketeros’ les gusta definir como lealtad a las marcas es en realidad una mera cuestión de costumbre. Si Pepsi desapareciera mañana del mercado, ni un solo cliente fiel a Pepsi sufriría daños psíquicos. Bebería simplemente Coca-Cola”, aseguró Hoffman.

De manera igualmente radical (y sin pelos en la lengua) contempla Hoffman la denominada revolución digital. Pese a que muchos la dan por muerta, “la publicidad clásica sigue viva y coleando”, subrayó. Hay centenares de supuestos expertos que llevan hablando de la muerte de la televisión desde hace por lo menos 10 años y sus profecías no se han cumplido. La televisión está muy viva, insistió Hoffman, y por eso gigantes digitales como Amazon, Google, Apple y Facebook están luchando por comerse un trozo del jugoso (y nada rancio) pastel televisivo.

El mayor error de los “marketeros” es, sin embargo, ignorar sistemáticamente a todos los consumidores mayores de 50 años. Al fin y al cabo, destacó, “esos consumidores son los que más dinero tienen en el banco y también los que más gastan”.

¿Por qué no tienen en cuenta entonces los “marketeros” a este interesante grupo de público objetivo? Hoffman lo tiene claro. “¡Porque la industria ‘marketera’ odia a los viejos!”, denunció.

Los “marketeros” deben regresar urgentemente a la Tierra y para ello deben dejar de repetir como loros las tonterías que dicen otros (supuestos gurús) y confiar en lo que les dice su propio (y abandonado) instinto humano.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir