Marketing

Los diferentes tipos de programas de incentivos

Los programas de incentivos, una estrategia de marketing con muy buenos resultados

Analizamos los tipos de programas de incentivos según el perfil de usuario para obtener el mayor beneficio de ellos.

incentivos

Los programas de incentivos son una herramienta del marketing dirigida a motivar y fidelizar a los públicos internos de una marca o compañía. Es decir, a los empleados, agentes comerciales, red de distribuidores, canal profesional, etc. A través de un programa o plan de incentivos bien diseñado, desarrollado e implementado, podemos lograr un aumento de la productividad o de las ventas, así como generar mayor motivación y sentimiento de pertenencia entre los colaboradores internos y externos de la empresa. En definitiva, los planes de incentivos buscan conseguir el compromiso y la implicación de todos los actores que forman parte de la red de colaboradores de una marca en todas las actividades en las que participe la misma. Conseguir esta implicación marcará la diferencia y proporcionará un salto cualitativo y cuantitativo que se hará visible en la cuenta de resultados.

En función del público al que esté dirigido un plan o programa de incentivos, sus características, prestaciones y funcionalidades variarán, pudiendo combinarse si se trata de un programa de incentivos para diferentes públicos o perfiles.

Tipos de programas de incentivos según el perfil de usuario

Incentivos al canal de venta:

Por ejemplo, en el caso de productos de restauración o bebidas, incentivar al canal HORECA es clave para los resultados de ventas. En este caso, los planes de incentivos se diseñarán con el objetivo de motivar e incentivar al profesional hostelero para que nuestra marca se convierta en la más recomendada o vendida en el local. Para ello, debemos tener en cuenta las características del establecimiento, así como cuestiones derivadas del propio trabajo del hostelero: el programa debe ser accesible, práctico y fácil de usar.

Incentivos a la red comercial:

El equipo de comerciales de una marca puede ser otro de los públicos clave en un programa de incentivos. Aunque por lo general este tipo de comerciales cuentan con una retribución variable en función de sus objetivos de ventas, motivarlos e incentivarlos a través de un plan que fomente la competitividad puede traer grandes resultados. En estos casos suele ser relevante la gamificación, a través de plataformas que conviertan la venta en un juego.

Incentivos a la red de ventas:

En el caso, por ejemplo, de bienes distribuidos a través de redes de ventas como pueden ser los concesionarios de automóviles, motivar a los empleados traerá grandes beneficios en la cuenta de resultados. En este sentido, la gamificación también cobra especial relevancia. Las plataformas de fidelización pueden además utilizarse para la formación del profesional en términos de gama de productos o incluso de metodologías de trabajo y venta.

Incentivos al canal profesional:

En sectores como el de la cosmética, la perfumería o la peluquería, parte importante de las ventas se dan en el canal profesional. Para conseguir que establecimientos de belleza compren o incluso vendan nuestra marca frente a las marcas competidoras será clave la fidelización. Para ello será óptimo dotar de ventajas a los profesionales de estos establecimientos, que pueden ir desde regalos y otros incentivos a la puesta a disposición de canales de formación, atención y consulta.

En todos los casos, es imprescindible comprender las particularidades del trabajo de cada profesional, así como de sus tiempos y desempeño, buscando siempre la facilidad y comodidad de uso, así como la relevancia de las ventajas (incentivos, premios, regalos, etc.) para su trabajo o su negocio.

Te recomendamos

Eficacia

SrBurns

Criteo

Captain Wallet

Compartir