líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

MarketingGeneración LEGO Kiss Me

Cómo conquistar a la Generación Z

5 maniobras marketeras para tirar los tejos a la Generación Z en 2021

Los jóvenes adscritos a la Generación Z reclaman a las marcas cosas radicalmente diferentes a las generaciones anteriores.

Generación LEGO Kiss MeA aquellas marcas interesadas en la Generación Z (y en clavar el arpón a su codiciado corazón) no les basta con comercializar productos y servicios extraordinarios. Los jóvenes nacidos entre 1996 y 2000 no pierden ripio del valor solapado a las marcas, a las que reclaman autenticidad.

Es evidente que los centennials, que se mueven como pez en el agua en redes sociales como TikTok, Snapchat e Instagram, reclaman a las marcas cosas radicalmente diferentes a las generaciones anteriores. Y para conquistarlos las marcas deben aprovisionarse necesariamente de estrategias divergentes de las utilizadas para poner ojitos a la Generación del Milenio.

En un artículo publicado en su blog corporativo Later desmenuza algunas estrategias marketeras para hacer diana en el corazón de la Generación Z:

1. Colgarse del brazo de una misión y unos valores específicos

Para los centennials los valores de los que hacen gala las marcas son un reflejo de los suyos propios y si unos y otros presentan concomitancias, están también más predispuestos a abrir de par en par su cartera.

A la Generación Z le preocupan en particular temas como los derechos de la comunidad LGBT, la diversidad y la responsabilidad social. Y los jóvenes adscritos a esta generación están hasta tres veces más prestos a creer en el rol que desempeñan las marcas a la hora de cambiar el mundo.

Que las marcas tengan claros cuáles son sus valores y cómo van a comunicarlos es vital para conectar (sin cortocircuitos de por medio) con la Generación Z.

2. Ser transparente

Toda marca ávida de cortejar a la Generación Z debe enarbolar la bandera de la transparencia y no esconder la cabeza como el avestruz ante el advenimiento de errores y adversidades.

Los centennials se toman la molestia de investigar a fondo a las marcas en las que osan clavar la pupila y es casi imposible que un eventual «faux pas» escape a su atenta mirada.

La confianza es un factor decisivo para la Generación Z (es, de hecho, el factor más importante tras el precio) a la hora de determinar qué marcas va a comprar o no. Y no pocos centennials terminan dando calabazas a aquellas marcas que a la hora de la verdad no cumplen con los estándares que comunican de cara al exterior.

A los más jóvenes les importa y mucho la cultura empresarial de las marcas, cuyos valores deben ser los mismos en el plano externo e interno y cuya difusión debe ir más allá del fichaje de un ramillete más o menos copioso de influencers y creadores de contenido.

3. Proveerse de una personalidad específica

Para tirar los tejos a la Generación Z la marcas deben decir adiós al contenido primorosamente cuidado en el plano estético.

A diferencia de los millennials, que beben los vientos por las marcas que abogan por el minimalismo más depurado, los centennials desean que las marcas sean valientes, tengan su propia voz y hagan alarde de una fuerte personalidad.

Si desean seducir a la Generación Z, las marcas deben ser osadas, chillonas y coloridas y huir en la medida de lo posible de la discreción (permeada de toneladas y toneladas de aburrimiento a ojos de los centennials).

En este sentido, las marcas que hacen movimientos estrafalarios e inusitados (la reciente alianza entre Crocs y KFC, por ejemplo) logran acaparar las miradas de los más jóvenes.

4. Apostar por el entretenimiento

¿Cómo destacar entre la multitud cuando miles de mensajes comerciales asaetean con periodicidad diaria las retinas de los centennials?

La repuesta a este pregunta pasa por concentrarse en aquellas plataformas 2.0 en las que ya está presente la Generación Z y generar allí contenido especialmente adaptado a esta audiencia.

Los centennials tienen una asombrosa capacidad para filtrar contenidos. Y provistos de un lapso de atención extraordinariamente breve, las marcas disponen de apenas 8 segundos para captar su atención.

Para atrapar la escurridiza atención de la Generación Z el entretenimiento es el atajo más corto. Se trata de que las marcas arrojen luz sobre sus productos y servicios de la forma más divertida y digerible posible.

5. Levantar los cimientos de una comunidad

Construir una comunidad digital es una estrategia marketera absolutamente crucial para ganarse el favor de la Generación Z, que debido a su soledad impenitente busca constantemente formas de conectar con personas similares.

En este sentido, las marcas están obligadas a facilitar la conexión y la conversación con los centennials. Y para ello deben ir más allá de las colaboraciones con megainfluencers para apostar por personas reales que personifiquen sus propios valores.

Otra manera de aguijonear el sentimiento de comunidad es involucrar los centennials en el desarrollo de productos o tomarse la molestia de celebrar a aquellos clientes que han sido leales a las marcas durante años.

El objetivo no es otro que dar fuelle a la confianza que la Generación Z tiene a bien depositar en las marcas.

Nace CORPORATE, una nueva comunidad para los negociosAnteriorSigueinteEl Papá Noel cascarrabias y adicto a Twitter de este hilarante spot seguro que le suena

Noticias recomendadas