Marketing

La fe de los marketeros en lo que hacen se va al garete

Los marketeros arrojan la fe en su propia profesión a los leones (que la devoran)

Se supone que el marketing es un fenomenal escudo para proteger a las marcas de los peligros que les acechan casi cada esquina. Sin embargo, parece que los "superpoderes" del marketing no son tantos como parecen a simple vista (ni siquiera para quienes tienen a bien dedicarse profesionalmente a esta disciplina).

Según un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por la agencia independiente Cubo, sólo el 3% de los marketing cree fervientemente en el poder del marketing a la hora de proteger adecuadamente a las marcas de los cambios en el mercado y de las innovaciones de la competencia.

El informe, realizado por Cubo en colaboración con el organismo The Centre for Brand Analysis (TCBA), puso bajo la lupa las percepciones en torno al marketing y otras disciplinas relacionadas con el universo de las marcas de 200 directores de marketing (CMOs) y directores financieros (CFOs).

Los directores financieros consultados por Cubo y TCBA puntúan en general con calificaciones muy bajas al marketing y al branding como fuente de inmunidad para las marcas. Y creen que la tecnología proporciona a las marcas bastante más inmunidad que el marketing y el branding a la hora de plantar cara a potenciales amenazas.

Que la tecnología goce de más relevancia a ojos de los directores financieros que el marketing y el branding sugiere que los marketeros no están comunicando quizás adecuadamente a sus colegas de otros departamentos el verdadero valor de lo que hacen a la hora de salvaguardar a las marcas de posibles peligros.

Por otra parte, pese a que el 84% de los marketeros tienen el pleno convencimiento que las marcas para las que trabajan están empatadas o por delante de sus rivales más directos en términos de desarrollo de productos y servicios, no se muestran tan optimistas a la hora de valorar la contribución de su propio departamento a la salubridad y la protección de las marcas.

Evidenciando una preocupante carestía de confianza en su propia profesión, el 74% de los marketeros cree que la inversión en marketing contribuye en menos de un 20% a la protección de las marcas frente a los cambios del mercado. Mejor paradas que el marketing salen, en cambio, áreas como la tecnología, el desarrollo de producto y la cultura interna de la empresa.

“Si los marketeros han perdido la fe en su propia profesión, ¿cómo van a poder articular adecuadamente el valor de lo que hacen ante sus colegas del departamento de finanzas?”, se pregunta Nick Ward, director de planificación de Cubo.

Está claro que si los marketeros desean reafirmar su papel dentro de las empresas, deben esforzarse mucho más de lo que hacen en la actualidad a la hora de explicar a otros departamentos la influencia del marketing y del branding en la provisión de inmunidad para las marcas. De lo contrario, los presupuestos, tan necesarios para dar alas al marketing, volarán a otros departamentos.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir