Marketing

Tesla está ya rumbo a Marte

Marketing galáctico: Elon Musk lanza un cohete espacial con un coche Tesla de "pasajero"

teslaElon Musk, el ambicioso fundador de Tesla y de la compañía aeroespacial SpaceX, dio ayer un importantísimo paso para hacer realidad el que siempre ha sido su sueño: conquistar el espacio.

Ayer por la tarde la compañía de Musk consiguió lanzar con éxito desde Cabo Cañaveral (Florida) el cohete Falcon Heavy, que con una capacidad de carga de 64 toneladas se precia de ser el más poderoso del mundo (en activo al menos).

En su primer vuelo de ensayo el Falcon Heavy, que viaja rumbo a una órbita cercana a Marte, transportaba un flamante descapotable de color rojo de Tesla. Al volante de este vehículo, protagonista de una campaña de marketing de dimensiones siderales, estaba un maniquí vestido de astronauta.

El Falcon Heavy, cuyo despegue fue seguido de cerca por centenares de curiosos, despegó desde la mítica plataforma de eyección 39 A, la misma de la que partieron en su día los cohetes del programa Apolo 11 camino a la Luna (1961-1972) y el primer transbordador espacial de la NASA en 1981.

El cohete de SpaceX es la nave con mayor capacidad de carga desde el cohete Saturno V, que se utilizó en los viajes del Apolo 11 y que podía cargar el doble que el actual Falcon Heavy.

En sus entrañas el Falcon Heavy de SpaceX alberga tres cohetes Falcon ensamblados entre sí. Los dos laterales de la nave ejercen de aceleradores y en el ensayo de ayer se despegaron a los dos minutos y medios del despegue.

Medio minuto más tarde se separó del cohete la cápsula con el vehículo Tesla en su interior. Los cohetes impulsores regresaron más tarde a Cabo Cañaveral en un aterrizaje calculado al milímetro. Y a continuación se logró hacer volver también al cohete central, que amerizó sobre el océano Atlántico en una plataforma marina teledirigida.

Con una altura de 70 metros (el equivalente a un edificio de 23 plantas), el Falcon Heavy está pertrechado de 27 motores con una fuerza de empuje de 2.500 toneladas, equiparable a la de 18 aviones Boeing 747.

Su capacidad de carga es el doble que la del cohete que ostentaba hasta hora el récord de ser el más poderoso del mundo: el Delta IV Heavy de la United Launch Alliance (ULA).

Aun así, y pese a doblarle en capacidad de carga, el coste de un viaje del Falcon Heavy es de 90 millones de dólares, una cuarta parte de los que hay desembolsar por un trayecto del Delta IV Heavy.

Gracias a la proeza protagonizada ayer por el Falcon Heavy, Elon Musk está más cerca de convertir su empresa, SpaceX, en una de las más competitivas del mercado aeroespacial.

Musk, cuya ambición no conoce límites, sueña con llevar a los humanos a Marte y colonizar el planeta rojo, donde podrían circular quizás en un futuro no demasiado lejano los automóviles Tesla.

En YouTube, donde el lanzamiento del Falcon Heavy se retransmitió en directo (como ya se hiciera con la mítica campaña “Red Bull Stratos”), la retransimisión fue seguida por 2,3 millones de espectadores. Con tal abultada cifra, la hazaña protagonizada ayer por SpaceX ha conseguido convertirse en el segundo streaming más visto de la historia en YouTube (por detrás de “Red Bull Stratos”).

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir