Marketing

La final de la Champions League, emisión más vista de la temporada

Mastercard, Heineken o Pepsico: las marcas también quieren dominar el balón en el fútbol europeo

La Champions League se ha convertido en una de las competiciones deportivas más seguidas por los amantes del fútbol, pero también por las marcas en busca de las audiencias millonarias de la competición europea.

Mastercard, Heineken o Pepsico: las marcas también quieren dominar el balón en el fútbol europeoEra una de las citas deportivas más esperadas del año y, como estaba previsto, no defraudo. La final de la Champions League entre el Real Madrid y el Liverpool, movió masas.

Si fueron miles los fanáticos del fútbol que se desplazaron hasta Kiev, ciudad anfitriona del evento, para vivir in situ el espectáculo, fueron muchos más los que no se despegaron de la pantalla para disfrutar del duelo que otorgó al club merengue su decimotercera “orejuda”.

Así lo demuestran las cifras de audiencia en las que se refleja que, 9,3 millones de espectadores siguieron el partido este sábado en Antena 3, el 55,3% del total y que la corona como la emisión más vista de la temporada a pesar de que estos datos son menores que los de las últimas tres finales que disputó el Real Madrid.

Una victoria no solo para los amantes del deporte rey, sino también para las marcas que buscan, cada año a los más de 4.000 millones de espectadores que, a nivel mundial, siguen el encuentro.

El patrocinio deportivo se ha convertido en un área de inversión muy potente para las más grandes compañías. Banca, gran consumo, videojuegos o deportes son solo algunos de los sectores que están presentes cada año en la competición europea y es que, la rentabilidad es innegable.

Tras abandonar su apuesta por la Fórmula 1, deporte al que había estado ligado desde hacía 8 años y en el que había invertido 300 millones de euros a través de su alianza con la escudería Ferrari, Banco Santander ha puesto sus ojos en el balompié.

Por un lado, a través de su inversión en La Liga, con quien firmó un patrocinio de 3 años y por el que abonará 20 millones de euros por temporada, cantidad que le ha servido para ponerle nombre al campeonato nacional y para aumentar su notoriedad de manera considerable.

De hecho, el pasado año, se posicionó como la marca con mayor notoriedad como patrocinador del deporte español, según el “Barómetro de Patrocinio Deportivo 2017” desarrollado por SPSG Consulting, subiendo 5 puestos en 12 meses y superando a gigantes como Coca-Cola o Red Bull.

Pero también la Champions League ha sido objeto de deseo para el banco español pues también se ha convertido en patrocinador de este evento para las temporadas 2018/2019 y 2020/2021. Aunque las cifras de este acuerdo no se han hecho públicas, en el mercado se habla de que rondaría los 40 millones de euros.

De esta manera, la entidad financiera pasa a formar parte del club de selectos patrocinadores oficiales del torneo europeo de fútbol entre los que se encuentran Nissan, Mastercard, Adidas o Heineken, marcas con larga trayectoria vinculada a la Champions.

Heineken, por ejemplo, está presente en la competición deportiva desde hace más de 20 años y continuará, al menos, hasta 2021 en el que es su mayor patrocinio deportivo por el que podría desembolsar 62 millones de euros al año, según estimaciones de la firma IMR.

Similares son las cifras que desembolsa la compañía de automoción Nissan que desembarcó en el fútbol europeo en el año 2014, momento en el que Ford, tras 22 años de vinculación con la UEFA, anunció su retirada. Se estima que dejarse ver durante el campeonato del fútbol europeo podría costarle hasta 53 millones de euros.

Otra de las compañías más longevas de la Champions es Mastercard, que inició su relación con la UEFA en el año 1994 y se ha convertido en una de las marcas más reconocidas por el público en este campeonato.

El 2015 fue el año de entrada de PepsiCo en el fútbol europeo con el que ha estado vinculado desde entonces y con el que seguirá hasta 2021 a través de varias de sus marcas presentes en distintos eventos dirigidos a más de 100 mercados.

Sus acciones de marketing están más relacionadas con el entretenimiento, de hecho, ha sido el encargado de poner música al encuentro de este año de la mano de la cantante Dua Lipa. Los rumores apuntan a que podría rondar los 64 millones de euros.

Otra de las marcas recurrentes en la Champions League es Playstation. La compañía japonesa cumple 20 años como patrocinador de la UEFA y, parece que no tiene intenciones de decirle adiós. Este mismo viernes la compañía anunciaba la renovación de su acuerdo por 3 años más, hasta 2021. Una apuesta de marketing que, según IMR, le supondría un desembolso de, al menos, 50 millones de euros por año.

La alemana Adidas, presente en la Champions desde 2001, ha estado a punto de perder su membresía de honor, por culpa de su principal competidor, Nike. Sin embargo, la marca alemana consiguió no solo permanecer en la competición, sino reafirmar su compromiso renovando hasta 2021.

De esta manera, Adidas seguirá siendo el proveedor oficial de balones y camisetas que lucen las estrellas del fútbol europeo durante algunos años más.

También renueva su presencia la compañía energética rusa Gazprom, otro de los grandes patrocinadores de la competición de fútbol desde que se sumara a la lista en 2012. Este acuerdo, del que se desconocen sus cifras, se presenta como la ratificación de la apuesta de la firma por el fútbol europeo en el que lleva interesado mucho tiempo a través del patrocinio de diversos equipos del continente.

El patrocinio deportivo se presenta como una de las inversiones más rentables y seguras para las marcas, cada vez más dispuestas a poner sobre la mesa muchos millones para conseguir retornos que pueden llegar a superar el 200%.

Te recomendamos

JCDecaux

Mundial

Katapult

Cannes

Compartir