líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Un cambio temporal

Milka jubila (de momento) a su famosa vaca lila y pone en su lugar a varias vacas alpinas

La marca ha decidido presentar un nuevo envoltorio para homenajear a las vacas reales que forman parte importante del producto final. De forma temporal y limitada, sustituye a su más que tradicional y reconocida vaca lila por otras reales de los prados alpinos.

Milka

Hace ya más de 120 años que la leche de las vacas de Milka es 100% alpina, procedente de pequeñas granjas familiares con una media de 60 vacas cada una, situadas en un radio de 100 km dentro de la región alpina. Ahí reside, según la propia marca, el secreto de la cremosidad de su chocolate.

Por este motivo, Milka ha decidido presentar un nuevo envoltorio para homenajear a las vacas reales que forman parte importante del producto final. De forma temporal y limitada, la compañía chocolatera sustituye a su más que tradicional y reconocida vaca lila por otras reales de los prados alpinos.

«La manera en la que son tratadas las vacas permite obtener una leche de calidad que es un ingrediente esencial para nuestro cremoso chocolate«, ha asegurado Roberto Cappato, Senior Brand Manager de chocolates en Mondelez International Iberia, empresa matriz de Milka.

De esta manera, en el nuevo envase se puede ver la imagen real de las vacas -Lotta, Lola, Marisa y Katja- que producen la leche para Milka. Además de saber su nombre, será posible conocer detalles de su vida e historia, con el objetivo de acercar la marca un poco más a los consumidores.

Milka vacas

El envoltorio ya puede encontrarse en los principales canales de distribución y tiendas de alimentación en las tabletas de leche de 100 y 125 gramos por tiempo limitado. Esta acción será apoyada con televisión y medios digitales donde los consumidores podrán saber más sobre la historia detrás de la cremosidad del chocolate Milka.

La historia de Milka, la marca de chocolates con envoltorio lila se remonta a mediados del siglo XIX en Suiza, donde Philippe Suchard permitió que el chocolate pasara de ser disfrutado por una minoría en Europa a llegar a un público más amplio. En 1901 se lanzó la primera tableta de Milka con un envoltorio lila que revolucionó el mercado.

 

El alquiler está de moda y Tous, H&M e IKEA ya lo sabenAnteriorSigueinteFlashtalking confía su comunicación en España a Brandipia

Contenido patrocinado