Marketing

Nike, Apple o Zara: el origen de los nombres de las compañías líderes

Mitología, errores o casualidades: las historias que esconden los nombres de las marcas más famosas del mundo

Nos adentramos en el origen de los nombres de algunas de compañías tan famosas como Amazon, Apple, Google IKEA o Zara.

marcasA la hora de emprender un negocio, la elección del logo, los colores o el nombre es clave para el futuro de una compañía. Conseguir que el nombre de una marca permanezca en el recuerdo de los consumidores, que se fácil de pronunciar en diversos idiomas y que marque la diferencia no es nada sencilla, pero hay quien lo ha conseguido.

Algunas como Kleenex o Rimmel han calado tan hondo entre los consumidores que incluso han pasado a sustituir las palabras que dan nombre a sus productos. Por ello, nos adentramos en la historia que hay detrás de los nombres de algunas de las compañías más famosas del mundo de la mano de Creative Bloq.

1. Apple

En ocasiones la inspiración puede llegar en cualquier momento. Es el caso de Steve Jobs que dio con el nombre de su compañía cuando visitaba una granja de manzanas mientras se encontraba realizando una dieta basada en fruta.

El nombre le pareció lo suficientemente corto, atractivo, sencillo y divertido para ponérselo a su negocio y, el hecho de no hacer referencia al mundo tecnológico suponía alejarse de la frialdad del sector, aportándole calidez y cercanía.
A pesar de sus 30 años de litigio con Apple Records por el nombre, quizá la historia no hubiese sido la misma si Jobs hubiese visitado por entonces una granja de kiwis.

2. Google

No siempre la inspiración es la causante de los nombres de las compañías. En el caso de Google fue más bien un accidente.

Al principio, sus fundadores Larry Page y Sergey Brin se referían a su compañía como BackRub aunque durante un brainstorming, la palabra googolplex y, posteriormente, googol, fueron las escogidas.

Sin embargo, un error de Sean Anderson al buscar la disponibilidad del dominio obligó a los fundadores a establecer el nombre que a día de hoy es mundialmente conocido. Tanto es así que incluso se ha convertido en un verbo propio (googlear) y da nombre a sus empleados (googlers).

Y la confusión no podría haber salido mejor pues su parecido a “goggle” (mirar en inglés) convierte esta palabra en el mejor nombre para un buscador.

3. Facebook

Hay casos en los que los creadores centran todas sus energías en dar vida a un buen producto y el nombre se queda relegado a un segundo plano.

La creatividad brilla por su ausencia en el nombre de Facebook que, fue una referencia literal a los anuarios creados por las universidades y es que, en sus inicios no pretendía ser más que un libro digital que conectase estudiantes universitarios.

No obstante, la obviedad de su nombre no le privó de convertirse en la red social más popular del mundo, liderazgo que todavía ostenta (a pesar de todo) a día de hoy.

4. Nike

Muchas compañías se remiten a la cultura o a la historia para dar con un nombre que los consumidores sean capaces de identificar sin problemas.

Nike echó mano de la mitología griega y, más concretamente, de la diosa de la victoria Niké.

Una elección que cobra todo el sentido teniendo en cuenta que hablamos de un fabricante de productos para atletas de élite y que a lo largo de los años se ha posicionado como un fiel defensor de la excelencia deportiva.

5. Amazon

Aunque algunas empresas escogen nombres que comienzan por la letra “A” para aparecer en los primeros puestos en las listas alfabéticas, en el caso de Amazon, su nombre hace referencia a la selva tropical más grande del planeta y a la ambición de Jeff Bezos de convertir su negocio online en el líder mundial.

Sin embargo, no fue la primera opción para Bezos que, en un inicio se había decidido por Cadabra, un nombre que descartó de inmediato cuando al decírselo a su abogado, este entendió “cadáver”.

6. IKEA

Muchas compañías optan por asumir el nombre de su fundador como seña de identidad. Es el caso de IKEA que, sin embargo, es el resultado de juntar las iniciales del nombre completo de su fundador Ingvar Kamprad Elmtaryd Agunnaryd.

Y es que el nombre del sueco quizá fuese algo complejo para un mercado global que, sin embargo, no tiene problema en pronunciar en cualquier idioma esta simple y concisa pero efectiva palabra.

7. Zara

Amancio Ortega, al igual que Nike, también recurrió a la cultura griega aunque no a la mitología sino al cine. Inspirándose en la película “Zorba el griego”, el empresario gallego estuvo a punto de denominar a su imperio de esta manera aunque, la existencia de un bar coruñés con el mismo nombre le obligó a cambiar de idea.

Como ya tenía los moldes para la fabricación de las letras que pondría en su tienda, trató de reformular el nombre de manera que pudiese aprovechar al máximo los recursos disponibles. El resultado no fue otro que Zara.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir