líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

En el mundo digital, las "mentirijillas" de las marcas se pagan caro... muy caro

bondEl mundo de la publicidad siempre ha sido visto por los consumidores como una industria oscura que pretende engañarles a través de todo tipo de prácticas a veces de dudosa ética para que el producto de las marcas acaben en su carrito de la compra.

Y, aunque esto sigue siendo así, muchas cosas han cambiado a lo largo de los años. La aparición del mundo digital ha permitido el mayor acceso de los consumidores a la información por lo que, el poder de las marcas ya no lo poseen ni las compañías ni los marketeros sino los consumidores.

Y estos reclaman una mayor transparencia por parte de los retailers en un entorno 2.0 en el que el consumidor podría hundir a cualquier marca con tan solo un clic.

Pero también las autoridades de la competencia piden mejorar las prácticas publicitarias para evitar que puedan llevar a engaño o confusión a los compradores.

Los marketeros deben ser auténticos al mismo tiempo que demostrar el valor de los productos a los consumidores. De hecho, el 63% de ellos aseguran que comprarían antes en una empresa que consideren auténtica que en los competidores.

Las promociones engañosas a las que constantemente están sometidos los compradores pueden generar beneficios a corto plazo que se traducen en compras o en la atención inicial del público.

Sin embargo, a largo plazo, esto puede tener un impacto en la lealtad de los consumidores y, desde luego, a ninguna marca le conviene pagar este precio tan alto.

Aquellas marcas que se vean envueltas en polémicas de publicidad engañosa corren el peligro de verse abandonados por unos usuarios que no solo no volverán a confiar en ellas sino que no permitirán que otro lo hagan gracias a las redes sociales.

Así, nunca ha sido tan necesario poner al consumidor en el centro de cualquier estrategia, teniendo en cuenta sus necesidades para construir una relación a largo plazo desde una visión basada en la comunicación consumer-centric que logrará traducirse en ventas, crecimiento de negocio y beneficios.

"La gran familia": Historias de un teleoperador (I) AnteriorSigueintePETA compra acciones de Prada para acabar con los artículos hechos con piel de avestruz

Noticias recomendadas