líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La neurociencia quizá ya no sea el gran tesoro del marketing

neuromarketing

En los últimos años la industria marketera ha puesto los ojos en la prometedora neurociencia como método para entender mejor la mente de los consumidores, los comportamientos humanos y, así, hacer más eficaces las estrategias.

Sin embargo y a pesar de la fe ciega de muchos en la aplicación de este campo de conocimiento al marketing, el panorama no pinta tan bien como parecía.

Al menos así lo advierten Rachel Kennedy and Haydn Northover, investigadoras del Ehrenberg-Bass Institute en How to Use Neuromeasures To Make Better Advertising Decisions – Questions Practitioners Should Ask Vendors and Research Priorities for Scholars en donde destacan la necesidad de los marketeros de ser cautos en la aplicación de la neurociencia a sus esfuerzos de marketing.

De esta manera, admiten que, aunque ofrece nuevas posibilidades de medir la eficacia, no es una herramienta infalible.

«Las perspectivas son prometedoras pero todavía no son perfectas. Los datos necesitan ser manipulados para ver los patrones, los resultados requieren interpretación y un software diferente puede ofrecer respuestas distintas», explican las investigadoras.

Sin embargo, también destacan que, en los últimos años, el entendimiento de cómo el cerebro construye y almacena recuerdos ha avanzado enormemente con las implicaciones que conlleva para el mundo publicitario.

«La emoción es un elemento central en el pensamiento humano y en la toma de decisiones e influyen en a qué le presta atención la gente», continúan.

Las investigadoras identifican varios problemas a la hora de implementar estas herramientas de medición que giran en torno a la necesidad de desarrollar respuestas estables y validadas por la comprobación empírica .

 

6 lecciones de storytelling y marketing de contenidos que nos deja PornhubAnteriorSigueinteEl 88% de los marketeros apuesta por la inversión en programática (pero con condiciones)

Noticias recomendadas