Marketing

Si no ve el marketing como un intercambio de datos va a tener un problema

el-grito-munch-suple¡Atención marcas! Lo que hoy queremos explicar en este artículo debería servir como el definitivo golpe de realidad que necesita la industria para, de una vez por todas, avanzar por la senda correcta.

Ha llegado el momento de que las marcas dejen de pensar en las campañas, sites y medios de comunicación social como elementos separados. Este pensamiento en silos no hace más que ofrecer una experiencia de consumo de fragmentada. Las marcas tienen que cambiar su mentalidad y pensar que el marketing moderno no es más que un intercambio de datos.

Diferentes estudios coinciden en que durante el proceso de compra los consumidores pueden llegar a experimentar hasta 40 puntos de inflexión antes de tomar una decisión. A veces la información que están buscando es una referencia tan breve y precisa como una fotografía. Pero en otros casos requieren la interacción con el contenido por lo que debemos cuidar hasta el último detalle.

Antes de continuar vamos a detenernos un momento en la definición de información. Son datos de los consumidores que reflejan un interés de estos por las marcas. Quieren datos completos, integrados y de carácter dinámico para invertir su tiempo y dinero en una determinada marca.

Este es precisamente el motivo por el que la industria necesita con urgencia alejarse de un modelo de alcance para avanzar hacia uno de fortalecimiento. Los consumidores no quieren la misma información repetida una y otra vez a través de todas las plataformas y canales. Demandan una información personalizada en función de sus necesidades y. por supuesto que esté contextualizada de acuerdo a su comportamiento y entorno.

Si comenzamos a aplicar un pensamiento basado en el intercambio de datos las marcas conseguirán ir más allá de las campañas tradicionales en el universo online y los memes en redes sociales para esforzarse en la búsqueda y aplicación de métricas de participación relevantes. El futuro pasa por alejarnos del ansia de convertir nuestros contenidos en virales a toda costa y de los sites que tratan al consumidor como masa.

Hay que crear una historia de marca a través de la que el consumidor pueda navegar para que acabe recorriendo el popular embudo de ventas.

Ya no basta con los datos sociodemográficos. Los psicográficos comienzan a quedarse cortos y ahora hay que apostar por los de comportamiento. Cada vez que una persona hace clic en un contenido o campaña no se trata únicamente de un número sino que detrás se esconden un sinfín de matices.

Datos que realmente no son muy difíciles de conseguir. El verdadero desafío reside en cambiar esa mentalidad interna de las compañías de la que venimos hablando desde el inicio de este artículo.

Y es que existen dos beneficios clave cada vez que aplicamos la filosofía del marketing visto como intercambio de datos: se pueden crear sinergias entre los distintos departamentos centrándose en los indicadores de rendimiento que conducen a los resultados finales y, las marcas pueden cambiar sus presupuestos sin depender tanto de los medios pagados.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir