Marketing

Nuestro sistema de gratificación, o cómo la dopamina puede insuflar aire fresco al marketing

Nuestro sistema de gratificación, o cómo la dopamina puede insuflar aire fresco al marketingLa dopamina es el elemento clave de nuestro sistema de gratificación cerebral, y, cuando es posible activar este sistema, nuestro comportamiento puede reforzar nuestro comportamiento y conseguir emociones positivas.

La publicidad que permite a los consumidores resolver pequeños acertijos puede desencadenar este efecto y activar nuestro sistema de recompensas. El chute de dopamina puede también ser activado en marketing mediante unas modernas tendencias, como por ejemplo la llamada “ludificación” (“gamification”). Esto se trata de introducir elementos típicos del juego en ambientes que realmente no tienen nada que ver con el juego, por ejemplo mediante juegos interactivos.

A través de los smartphones, los juegos móviles e interactivos cada vez se aceptan más socialmente y se han establecido ya en el mercado. Este tipo de ludificación no es solamente significativo para el marketing, sino que puede ser introducido en cualquier contexto en el que el comportamiento deba ser modificado o reforzado.

Un sistema de feedback en el coche puede encargarse, por ejemplo, de que el conductor ahorre combustible. Si el conductor consigue un número determinado de kilómetros por cada llenado del depósito, puede “ganar” en su Lexus híbrido un un café en Starbucks. Las posibilidades son, por tanto, infinitas. La técnica se ha introducido hasta en medicina y educación, tal y como muestra el vídeo del final con el ejemplo de un inhalador.

Naturalmente, a las marcas grandes o empresas multinacionales les es posible invertir mucho dinero en juegos semejantes, según indica Alexander Grosch, pero para una pequeña empresa o incluso una ONG es igualmente posible desarrollar estrategias que activen nuestro sistema de gratificación, ya que también distintivos u otros premios virtuales semejantes pueden activar el centro de gratificación de manera similar a la resolución de una adivinanza o el descubrimiento de información.

Una táctica muy interesante, que hasta ahora solo ha sido utilizada por muy pocas marcas y tiene un doble efecto, es la ocultación parcial de informaciones sobre la marca (logo, nombre de la marca), puesto que aúna el carácter lúdico (que puede suscitar la gratificación) y el hecho de que las marcas reduzcan su reconocimiento a características mínimas.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir