líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Más acción y menos palabrería: el consumidor reclama a las marcas que vayan más allá del propósito

MarketingEl propósito debe traducirse en acciones

Sin acciones concretas el propósito se diluye como un azucarillo

Más acción y menos palabrería: el consumidor reclama a las marcas que vayan más allá del propósito

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El 51% de los consumidores admite que el propósito guía sus decisiones de compra. Y el 68% reclama acciones concretas solapadas al propósito.

El propósito se ha convertido en ingrediente absolutamente esencial en las estrategias de las marcas, que le rinden pleitesía con conocimiento de causa. Y es que el propósito se abre paso cada vez con más fuerza en las decisiones de compra del consumidor. De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por XPAY, el 51% de los consumidores admite que el propósito guía sus decisiones de compra. Y el 21% declara sentirse influenciado también por los influencers. A la hora de comprar el consumidor presta asimismo muchísima atención al origen de los productos que arroja en el carrito de la compra y el 51% prefiere los productos de naturaleza local.

«Las marcas deben hallar nuevas formas de ser relevantes. Las nuevas aproximaciones y los movimientos de nueva hornada que acontecen en el universo de las marcas ayudan, pero deben ser repensados y imbricarse adecuadamente en el día a día del consumidor», explica Denis Raskopoljac, CEO y fundador de XPAY.

El 44% de los consumidores desea, por otra parte, asumir cierta responsabilidad en sus decisiones de compra (practicando, por ejemplo, el consumo sostenible en beneficio del baqueteado planeta Tierra). Y al 68% le gustaría también que las marcas implementaran acciones reales y fueran más allá de la palabrería en lo referente al propósito.

A las palabras se las lleva el viento en lo referente al propósito

«El propósito exige acción. Hoy por hoy los consumidores quieren que las marcas vayan más allá de bonitos eslóganes. Desean que su preocupación por el planeta sea tome en serio y anhelan poder comprar los productos adecuados para batallar contra los agravios cometidos contra la Tierra», enfatiza Raskopoljac.

Los influencers juegan también un rol muy importante en las decisiones de compra del consumidor, especialmente en el ámbito del e-commerce. Una cuarta de los consumidores sigue a prescriptores en las redes sociales. En el caso de los jóvenes de entre 18 y 35 años la proporción sube hasta el 75%. «Estamos asistiendo al nacimiento de la ‘creator economy’, en virtud de la cual los influencers lanzan sus propios productos al mercado y estos se agotan en cuestión de horas gracias al interés que tales productos suscitan en sus seguidores», apunta Raskopoljac.

El 17% de los consumidores declara, no en vano, que ya ha comprado en alguna ocasión productos de influencers. Y el 21% no descarta hacerlo en el futuro. La «creator economy» disfruta de mayor predicamento entre los centennials y los millennials (que siguen con particular fervor a los influencers).

Por otro lado, el 20% de los consumidores se decanta por marcas internacionalmente conocidas, pero la mitad favorece las marcas que se producen en su propia región. «Para seguir siendo relevantes a ojos del consumidor incluso las marcas globales tienen que apostar por la producción local», advierte Raskopoljac.

 

Creatividad e ilusión se unen en contra del bullyingAnteriorSigueinteTikTok te hace "viajar al espacio" con esta misión liderada por una astronauta

Contenido patrocinado